arte consciente

Textos: Guillermo Quesada Barriuso

EL ESPEJO

Levantas el puño y golpeas con todas tus fuerzas. La sangre baña el espejo que, destrozado, devuelve una imagen deforme donde lo único que se distingue con claridad son tus ojos, cientos de ellos. Te escudriñan todos a la vez, preguntándote qué demonios te ha pasado.

El pasado.

Cristales rotosIncontables recuerdos acuden a tu encuentro, fragmentados al igual que el espejo, desmembrados por el paso del tiempo pero nítidos a pesar de todo. Tu memoria rescata a regañadientes todo aquello que has querido olvidar: cada uno de tus errores, tus promesas rotas y tus sueños fallidos. Un vertedero de cuentas pendientes donde también se apilan los cadáveres que dejaste por el camino. ¿Amigos o enemigos? Imposible decirlo después de tanto tiempo, sus rostros desfigurados son irreconocibles para ti. Lo único cierto es que son más de los que pensabas, más de los que te gustaría admitir.

Atado en corto

El rincón de Chessie Nan

MARARÍA ESTÁ VIVA

Chessie Nan

Relato premiado en el concurso de microrrelatos Charter 100 de esta edición 2018. (Todos los derechos reservados) Foto: Gentileza de Jose Eladio

Cuando tenía 12 años leí una novela que me impactó “Mararía”de Rafael Arozarena, que luego llevó al cine Antonio Betancor. “Mararía” simboliza la isla de Lanzarote, la belleza, la sensualidad pero también el empoderamiento femenino y la autosuperación. Porque hoy en día ya no se muere de amor, se sobrevive…

Para ella y para todos ustedes:

“Mararía está viva”
Temprano en la mañana el viento la llevaba
hasta su destino irremediable, rodaban ilesos varios
dientes de león de su inocencia.
Un pañuelo en la cabeza para esconder
su rebeldía salvaje y esquiva.
Mujer isla, brasa encendida, malpaíses surcan su alma
tras esos ojos de miel escarchada y verdad de arcilla.
!El mar no pudo devorar tanta belleza!.
La besaba e intentaba apresar sus jóvenes senos de arena
bajo su vestido blanco.
Ella sólo bebía sorbo a sorbo la luna y luego desaparecía…
Algunos dicen haberla visto al atardecer caminar por la orilla
de San Borondón…

CategoriesSin categoría