A

Atado en corto y el Rincón de Chessie Nan

Guillermo Quesada Barriuso

“LA SONRISA”

Noelia se acerca, poniéndose de puntillas. Apoya su barbilla en mi hombro y lleva sus dedos a mis labios y mis mejillas, que pellizca con delicadeza. Me pregunta que por qué tanto esmero en el cuidado de mis dientes si luego apenas sonrío.

Giro sobre mis talones, molesto. Noelia me mira traviesa y sonríe de manera exagerada, como queriendo enseñarme la forma de hacerlo. Yo contemplo la cara pícara y hermosa de quien pensé que sería el amor de mi vida y siento cómo mis músculos faciales se activan de forma involuntaria: tiran de mis labios en direcciones opuestas, abren mi boca y forman arrugas en torno a mis ojos.

Estoy sonriendo.

Ahora, en soledad, intento reproducir esa misma sonrisa y el espejo solo me devuelve una mueca extraña, por lo que tras mi inútil esfuerzo doy la espalda a mi reflejo y también a ese recuerdo, que se pierde en el pasado como el agua por el sumidero del lavamanos.

Chessie Nan

“PAPEL PINTADO”

En el lugar más escondido de su dormitorio, rasgó con la uña el papel pintado de la pared. Y otros muchos papeles y dibujos superpuestos se descascarillaban ante la curiosa mirada a su propio pasado. Una lectura silenciosa de sus otras vidas en forma de dibujos geométricos, orlas y flores pasteles con aromas de vainilla.

La palma de su mano apoyada en aquella fría pared le devolvía toda la calma y seguridad que necesitaba. Sólo duraba un instante, pero era más que suficiente.

De repente, sentía unas ganas de abrir ventanas, saltar muros y recorrer senderos donde el viento la llevara. No importaba si caía. Sus pies volaban. Le esperaba su libertad…No quedaba ningún rincón de aquel lugar por explorar, su pelo olía a hierba.Y cuando exhausta se sentaba bajo un árbol a escribir sus sentir entre las ramas, toda la naturaleza la abrazaba y al ver de nuevo aquel trozo de papel pintado que había dejado como señal entre sus páginas, se escapaba un suspiro de seda de sus labios, le recordaba lo afortunada y privilegiada que era.

 

CategoriesSin categoría