Bicácaro

Textos y fotografía: Carlos Vermeersch Santana | www.carlosvphotography.com | Instagram @carlosvphotography

El bicácaro lleva un nombre que fue dado por los aborígenes canarios, y significa “fruta”.
Con su nombre científico, Canarina canariensis, ha sido consagrado como una de las plantas más emblemáticas de Canarias, ya que está entre los primeros endemismos del archipiélago que fueron catalogados por Carlos Linneo en 1738. Hoy, algunos consideran su flor como uno de los símbolos canarios por excelencia.

El género Canarina no se limita al archipiélago, ya que hay otras dos especies que se distribuyen por las montañas de África Oriental, al otro lado del Sáhara. Por lo tanto, forma parte de un patrón florístico que se denomina Rand Flora, en el que diversas especies de plantas muestran distribuciones disjuntas por la periferia de África debido al aislamiento por cambios climáticos. Las 3 especies de Canarina divergieron en el Plioceno y Mioceno, se estima que hace 3,4 – 9,8 millones de años, lo que coincide con el nacimiento del Sáhara hace 7 millones de años. El bicácaro es una planta trepadora herbácea y perenne de hasta 2 metros que se renueva todos los años desde un tubérculo, después de haber pasado un periodo de reposo durante los 3 meses de verano. Sus hojas son dentadas y tienen forma de alabarda, mientras que sus grandes flores de intenso color rojo anaranjado son campaniformes.

Su época de floración comienza hacia finales de invierno y principios de primavera. Sus frutos son inicialmente del mismo color que las flores, pero al madurar se oscurecen hasta volverse negros. Junto con el madroño y el mocán es una de las pocas plantas que produce frutos comestibles, por lo que los antiguos pobladores de las islas solían consumir estas bayas carnosas con frecuencia. Prefiere una alta humedad, por lo que se distribuye por las islas centrales y occidentales donde hay altura suficiente para el desarrollo del monteverde, concretamente laurisilva termófila. Esta planta ocupa un interesante lugar en el ecosistema. A las flores del bicácaro acuden lagartos (Gallotia sp.) y el pequeño e inquieto mosquitero canario (Phylloscopus canariensis) en busca de néctar, convirtiéndose en polinizadores atípicos que ayudan a su dispersión.

Nombre científico: Canarina canariensis
Familia: Campanulaceae
Otros idiomas:
EN: Canary bellflower,
NL: Canarische klokjesbloem,
FR: Campanule des Canaries,
DE: Kanaren-Glockenblume
Talla: Hasta 2 m
Fenología: Endémico
Hábitat: Laurisilva termófila
Estado de conservación: Preocupación menor
Distribución: El Hierro, La Palma, La Gomera, Tenerife, Gran Canaria

CategoriesSin categoría