¿Cómo estructurar un paseo completo para nuestro perro?

Cristina Aranguren | Educadora canina

Hoy en día en muchas ocasiones nos olvidamos de la finalidad de los paseos con nuestros perros. Su objetivo va más allá de hacer sus necesidades. Cubren otras necesidades vitales para ellos que, aunque no son puramente físicas, son igual de importantes para su bienestar y felicidad.

Para ello podemos organizar el paseo de tal manera que realicemos un paseo para ellos completo, estructurado y estimulante. Agradable, divertido y ameno tanto para ellos como para nosotros. Necesitaremos una correa de 3 metros para darle espacio suficiente para poder explorar sin que invadamos su espacio, masticables o algún juguete rellenable, y premios del agrado de nuestro perro. El paseo consta de 4 partes:

1º. Momento de desahogo y exploración: Seguramente el momento de mayor excitación del paseo, por eso es importante que les dejemos que olfateen y puedan estar un poco a su aire.  Aunque aprovechen para hacer pis y caca, seguramente en este momento quieran oler muchas cosas e incluso realizar marcajes, comportamiento que además tiene una función social muy importante para ellos.

2º. Realización de una búsqueda olfativa: Una vez han tenido tiempo de explorar, caminar y bajar sus revoluciones podemos buscar un buen sitio para esconder varios premios, que nos habremos preocupado de traer de casa. Puede ser un lugar con hierba alta o matorrales. La búsqueda debe tener una duración de al menos 10 minutos, aunque si es la primera vez que realizáis una búsqueda en exterior hemos de tener paciencia e ir subiendo la dificultar y la duración de manera gradual. Poco a poco podréis añadir más dificultad aumentando la superficie de búsqueda o usando diferentes alturas.

3º. Momento de tranquilidad: Seguramente ahora nuestro perro esté bastante relajado, es un momento perfecto para sentarnos a leer, a tomar un café o sencillamente a ver pasar el tiempo en un lugar agradable. Quizás en un parque, en una cafetería o en la plaza de nuestra ciudad. Para ayudarle a pasar el rato sin hacer nada podemos ofrecerle un juguete rellenable o un masticable para que esté entretenido mientras nosotros nos relajamos.

4º. Momento de vuelta a casa: Se parece mucho al primer momento del paseo en el que dejábamos que nuestro perro explorase a su antojo, pero al estar más tranquilo es fácil que podamos aprovechar este paseo de vuelta a casa para entrenar algunos ejercicios con él o jugar un poco antes de llegar.

No olvidemos nunca la importancia de la correa en los paseos. Una correa demasiado corta no permitirá a nuestro perro actuar y explorar con comodidad, ni tampoco relacionarse con otros perros con normalidad. Igual de importante es el collar/arnés que usemos, pues de no ser cómodo para nuestro perro, restará comodidad a sus paseos y no disfrutará igual.