C

Crianza Respetuosa: El apego seguro

El día 2 de septiembre se celebró el Día Internacional de la Crianza Respetuosa. Esta manera de criar que se practica en los hogares de la Red Canaria de Madres y Padres de Día (madredediacanarias.com) describe un tipo de cuidado y acompañamiento en la infancia, que se basa en el amor, la empatía, el respeto, en que los niños y las niñas tienen los mismos derechos y trato que los adultos y adultas y en donde se marcan límites no punitivos.

Pero, ¿qué es el apego? ¿para qué sirve? ¿es necesario? ¿cómo se crea?

El concepto de apego fue desarrollado por el psicólogo, John Bowlby en 1958 cuando estudió la huella que la orfandad y la separación de los padres había dejado en los niños de la Segunda Guerra Mundial. Lo describe como un comportamiento innato, propio de los seres humanos, que se activa en situaciones de amenaza o aflicción y que tiene el objetivo de recuperar el bienestar buscando apoyo, consuelo y protección del cuidador primario. El apego se considera un mecanismo de supervivencia que sirve para que el niño pueda desarrollar plenamente sus capacidades.

Los bebés no solo tienen necesidades fisiológicas: se ha demostrado científicamente que necesitan ser acunados en brazos, sentirse protegidos y precisan de afecto y amor. Además, para que se desarrollen plenamente, es necesario fomentar su autonomía permitiéndoles moverse libremente y dejándoles utilizar y experimentar con los mecanismos únicos de cada etapa.

Hay diferentes tipos de apego, pero el que hay cultivar siempre es el apego seguro. Éste se crea con una figura de referencia que percibe y cubre, activa y conscientemente, las necesidades afectivas y de contacto físico del bebé. “El bienestar emocional y respetuoso en los niños y niñas proporciona una base sólida para el desarrollo pleno de las habilidades cognitivas y es el cimiento de la construcción del cerebro. Someter a los bebés, niños y niñas a estrés, no cubriendo sus necesidades básicas, por ejemplo, les debilita la arquitectura del cerebro que se está desarrollando y puede tener consecuencias negativas de por vida en el aprendizaje, en el comportamiento y en la salud física y mental”.

Podemos crear un apego seguro estando cerca y estando disponible. Esto se traduce en conectar emocionalmente, ofrecer contacto físico cuando el bebé lo necesita, amamantarlo a demanda, practicar la alimentación autocontrolada por el bebé, dormir en la misma cama o cerca, y portearlo.

La primera infancia se considera la etapa más importante de la vida pues se asientan las bases de todo el crecimiento y el desarrollo futuro. Las conexiones neuronales que se crean no volverán a repetirse jamás, lo que determina y afecta profundamente al desarrollo cognitivo, social y emocional del niño. El 80% del cerebro se forma en este período.

Todos los proyectos de la Red Canaria de Madres y Padres de Día practican la crianza respetuosa creando una relación de apego seguro con los niños y niñas permitiéndoles ser y desarrollarse plenamente. Sabemos que lo ideal sería conciliar la vida laboral y familiar especialmente en la primera infancia, pero, por desgracia, la mayoría de las veces las políticas vigentes y las circunstancias socioeconómicas no lo permiten. Por eso desde la Red apostamos por la tranquilidad de la crianza de calidad con una ratio muy baja, para que sea casi como en casa.

Como apunta la psicoterapeuta Yvonne Laborda (2017), lo más importante es “estar presentes con nuestros hijos y tener una buena conexión emocional que se sientan libres de nuestros juicios y nuestras expectativas para poder llegar a ser las personas que han venido a ser”.

Para saber más:
Sitio web: www.madredediacanarias.com

CategoriesSin categoría