D

David Henrique, el canario que triunfa en los eventos más importantes del país

Textos: Marisa Sarget

David, eres uno de los floristas más conocidos y reputados del país, ¿en qué isla naciste y cómo nace tu pasión por las flores?

Nací en la isla de La Palma en mayo, el mes de las flores. Mi pasión por las flores la he tenido siempre: recuerdo que de pequeño mi juguete favorito eran las flores, cuando los otros niños jugaban al fútbol, yo prefería hacer alfombras florales. Mis abuelas eran unas enamoradas de las flores, con ellas las descubrí las dalias, las rosas de jardín, los geranios, las hortensias…

¿Cómo llegas a convertirte en decorador floral?

Antes de dedicarme a mi verdadera vocación pasé por distintos trabajos e, incluso, viví en Inglaterra. Pero ya, cuando vivía en La Palma, ayudé a mis amigos a preparar sus bodas. Allí apenas había proveedores y nos las ingeniábamos para que todo saliera espectacular. Usaba referencias externas, revistas, libros… alquilaba mobiliario y menaje en Tenerife y me ocupaba de las flores. Vamos, a modo Wedding Planner primitiva.

UN PROFESIONAL HECHO A SÍ MISMO A BASE DE ESFUERZO Y TRABAJO

¿Cómo fueron tus comienzos en Madrid?

Me vine con un dosier cargado de fotos y veinte curriculum. Me contrataron para trabajar en Búcaro, que en ese momento llevaba el Hotel Ritz y, ¡me llevaron con ellos! En el Ritz de Madrid comienza otro capítulo: Floreale.

Háblame de Floreale y de cómo fueron vuestros comienzos.

Empecé a trabajar como ayudante en el Ritz y allí conocí a Antonio Rodríguez, mi socio y como un hermano. Él es la otra mitad de Floreale (@florealeeventos). Empezamos como ayudantes y acabamos haciéndonos cargo del servicio de floristería del hotel.
Fue una escuela maravillosa. Aprendimos la profesión y a desenvolvernos en un mundo nuevo. Tras tres años de aprendizaje, nos lanzamos en plena crisis a montar Floreale. Empezamos sin capital y con la ayuda de los padres Antonio (nos ayudaron mucho), propietarios de una floristería, trabajábamos allí y los dos repartíamos las flores por todo Madrid.

Antonio Rodríguez (izquierda) @betweengreens
y David Henríquez (derecha) @henriquezzz.

¿Cuál ha sido el reto más importante que habéis asumido?

Estamos en continuos cambios y no hemos parado de crecer desde que empezamos con Floreale. A nivel eventos todos los días es un reto, tenemos la suerte hacer eventos maravillosos para Dior, el cumpleaños Valentino, el aniversario del Teatro Real y multitud de bodas maravillosas, en todos intentamos plasmar nuestro sello que es dedicación y cariño y mucho esfuerzo.
Además, hemos abierto una tienda para estar más a pie de calle (@florealeshop). Siempre que hacemos un evento nos preguntaban: ¿Dónde podemos comprar vuestras flores? Ahora ya podemos contestar que pueden encontrarnos en la calle Fuencarral, 115.
Nuestro próximo reto: seguir trabajando duro para poder seguir haciendo lo que más nos gusta, FLOREAR.

DAVID Y ANTONIO SON PROPIETARIOS DE UNA DE LAS EMPRESAS Y TIENDAS MÁS PRESTIGIOSAS DE DECORACIÓN FLORAL: FLOREALE EVENTOS Y FLOREALE SHOP.

¿Has vuelto a trabajar en Canarias?

¡Me gustaría trabajar más en Canarias! Pero lo cierto es que voy poco y lo poco que hago es para eventos familiares o amigos. Creo que el potencial de Canarias es brutal, sobre todo a nivel paisajístico. Es un el plató espectacular, con unas puestas de sol, vegetación y luz maravillosas. El concepto de boda es prácticamente el mismo, con un poco de esfuerzo y nuestra ayuda el resultado de las bodas en canarias pude ser de cuento

EL POTENCIAL DE CANARIAS ES BRUTAL, SOBRE TODO A NIVEL PAISAJÍSTICO.

¿Hay elementos de la cultura canaria que influyen en tus decoraciones florales?

¡Obviamente Sí! Como te decía al principio, en Canarias y, sobre todo, en la Palma la naturaleza es desbordante: plataneras, pinos, helechos, almendros, Proteas, bouganvilleas, infinidad plantas y de colores.

Está claro que llevo esa naturaleza y belleza en el ADN canario.

CategoriesReportajes