E

Ei invierno, la estación preferida por los novios

Textos: Marisa Sarget

En España la mayoría de bodas se celebran al aire libre. De hecho, nuestro país es un reclamo como wedding destination de novios que buscan un clima cálido para su celebración.

Las bodas en fincas permiten disfrutar de entornos naturales y agradables. Las fotos son siempre más bonitas, pero, ¿qué sucede si llueve? Esta es una de las mayores preocupaciones de todos los novios.

Por eso, tradicionalmente las bodas se han celebrado en los meses cálidos: mayo, junio, septiembre… De ahí que la temporada alta de las bodas haya sido históricamente en primavera.

Sin embargo, de un tiempo a esta parte, el sector se está desestacionalizando y, cada vez más, se organizan bodas de invierno.

Este tipo de celebraciones permiten muchas más posibilidades en cuanto a la decoración, vestuario, regalos, etc. Cientos de opciones que harán que sea un evento muy especial y diferente a todo lo visto hasta el momento.

VESTIDOS DE NOVIA RICOS EN TEJIDOS Y TEXTURAS

Los vestidos de novia cambian las estructuras livianas del verano por composiciones más armadas, combinando tejidos y superponiéndolos. Novias que se cubren con capas y sustituyen el velo por capuchas con pelo natural. Novias con abrigos con corte esmoquin o cuello chimenea. Novias con bomber y sobrecola. Una y mil posibilidades para tener un vestido de ensueño.

DECORACIONES BARROCAS

Decoraciones que hacen un guiño a la Navidad con centros de flores con acebo o ramas de pino, cargados de velas… Rojos, verdes, dorados… colores de invierno que, bien combinados, darán una sensación de calidez que los invitados no olvidarán.

Candelabros, lámparas de araña… un sinfín de elementos de iluminación que, sin duda, serán los protagonistas de la decoración. Los días de invierno son más cortos y menos luminosos. La sensación de oscuridad puede romper el ritmo de una celebración. Por eso, se crearán zonas con luces indirectas para generar ambiente y otras bien iluminadas como, por ejemplo, el espacio para la comida o la zona de fumadores.

MENÚS MÁS ABUNDANTES Y ESPECIALES

El invierno es una estación que ofrece una gran variedad gastronómica. Los menús pueden ser más abundantes y elaborados. Dependiendo del mes se pueden incorporar recetas micológicas o con carne de caza que darán un toque diferente a la boda.

Postres calientes, recena con caldo, vinos dulces, calientes… un abanico de posibilidades que se abren sólo ante las celebraciones invernales.

LOS DETALLES QUE NO DEBEN FALTAR

La tradición de hacer regalos a los invitados se va perdiendo cada vez más. En su lugar se busca que tengan una experiencia inolvidable. Por eso, teniendo en cuenta que la climatología es un factor determinante, se deben procurar detalles a tal efecto.

Elegir carpas transparentes que permitan ver el entorno es fundamental. Además, se debe incorporar una calefacción homogénea que caldee todo el ambiente antes de que lleguen los invitados.

Mantas para los fumadores, zapatos de descanso para las invitadas más allá de las bailarinas o las alpargatas tradicionales, paraguas, chales … detalles que marcarán la diferencia.

Las bodas de invierno han llegado para quedarse.

CategoriesSin categoría