E

En busca de delfines (La Palma)

Delfines nadando en La Palma

Llevo escuchando a la peque de la familia durante varios meses que tiene muchísimas ganas de ver delfines y ballenas. Son sus animales favoritos pero ¿a quién no les gusta?

Como padre ya era hora de preparar un viaje en familia a La Palma, uno de los mejores lugares para el avistamiento de cetáceos. En La Gomera y Tenerife también es posible verlos. Nosotros elegimos la Isla Bonita. Le teníamos muchísimas ganas.

Yo tuve una experiencia con cetáceos en la isla de La Gomera hace unos años, y fue la mejor experiencia de toda mi vida. Los pelos se te ponen como escarpias y la sensación de ver semejante animal tan cerca de ti es estremecedora. Me encantaría que la niña sintiese lo mismo, espero poder cumplir con sus expectativas.

embarcacion fancy

Desde que buscamos información en Internet para realizar la actividad, sin duda elegimos Fancy2; es la que más nos gustó su claim y filosofía: avistamiento de cetáceos de manera natural y sin sonar, solo armados con unos poderosos prismáticos y con la experiencia de su patrón José Ramón. Sus barcos están certificados como Barco Azul, barcos que realizan estas actividades de manera respetable con el medio ambiente y con los cetáceos, siendo un referente en la isla.

Para José Ramón el mar es una droga, le encanta llevar a gente como nosotros a enseñar lo que más le gusta: jugar con su catamarán con los delfines y calderones. Nos dice que La Palma es el mejor lugar para el avistamiento de diversas familias de cetáceos y eso es un plus a la hora de elegir esta isla.

El viaje comienza recorriendo la costa dirección norte desde Tazacorte. El recorrido en barco incluye el poder contemplar diversos lugares en la costa oeste de La Palma.

Barco ruta turística La pALMALA CUEVA BONITA

Un tubo volcánico donde cabe el barco. Entramos de popa y pudimos ver la inmensidad de la cueva. Los atardeceres desde aquí son impresionantes.

 

 

BARRANCO DEL JURADO

Nos cuentan que en este barranco las naves de Cristóbal Colón se aprovisionaban antes de partir hacia el nuevo mundo.

Barco turístico en Playa de VetaPORÍS DE CANDELARIA

Esta parada nos hace ver de manera diferente cómo este pueblo dentro de una gigantesca cueva, aún se mantiene a pesar de los años. Hablaremos de este sitio en los próximos números. ¡Atentos porque es impresionante!

PLAYA DE LA VETA

Esta bonita playa también tiene casas usadas en épocas de vacaciones por sus dueños.A la playa se llega por un camino que bordea el acantilado. Se tarda 30 minutos aproximadamente.

¡POR FIN LOS DELFINES!

Tras las visitas, toca volver. Esta vez vamos en busca de los delfines. José Ramón, que es un maestro, guía el catamarán con un pie mientras usa su intuición para hacernos felices a todos.

Cabe destacar que es muy probable no ver nada. Estamos en la inmensidad del mar, en el Océano Atlántico, y puede ser de lo más normal que los delfines no quieran mostrarse. Estamos ante la naturaleza y la misma es sabia. Si no quieren, no los ves. Pero éstos son juguetones y animados, y hoy tenían ganas de jugar.

Varios minutos más tarde notamos que el barco acelera. Parece indicar que vamos en buen camino. Al poco solo se escucha: “¡Mira, papá! ¡Son delfines! ¡Qué grandes! ¡Miran como saltan! ¡Dios mío! ¡Qué bonito!” ¿No valió la pena? Claro que sí. Quizás ella no lo olvide como yo tampoco.

CategoriesSin categoría