E

Entrevista a Charlie Moreno

Lleva usted mucho tiempo fuera de las Islas.

Pues son ya 18 años. Estuve primero 3 años en Madrid donde impartía clases de bajo en el Instituto de Música y Tecnología, e hice mis primeras giras con artistas del panorama pop nacional. Intento regresar a mi tierra tanto como puedo, pero tengo una agenda bastante apretada.

¿Qué tal la vida de un músico canario en Barcelona?

R: La verdad es que siempre me he sentido muy bien acogido en Barcelona. Como en todos sitios, los comienzos son difíciles. En mi caso no tardé demasiado en hacerme un hueco en la escena local y empezar a trabajar con regularidad. Hay mucho nivel. Es una ciudad con muchos músicos, gente que viene de fuera a estudiar en el Taller de Musics, o al ESMUC. Además, Barcelona tiene muchas más cosas en común con Las Palmas de G. C. que Madrid, partiendo de la presencia del mar y el clima, factores determinantes que me ayudaron a decidir establecerme en la Ciudad Condal de manera permanente.

Háblenos de sus proyectos actuales.

Ahora mismo estoy promocionando mi quinto disco y haciendo conciertos como Charlie Moreno Band. También estoy en las giras de David Bustamante y Clarence Bekker. Tengo la suerte de poder compaginar estos dos proyectos con los que viajó por toda España en el caso de David y por todo el mundo con Clarence. Además estoy grabando el nuevo disco de Powafunk. También soy director musical y arreglista de un proyecto emergente llamado “All As One” que pretende aglutinar a las mejores voces de Barcelona para crear un coro Gospel de ensueño. Luego está el proyecto Remembering Prince en el que rendimos homenaje a “El Genio de Minneapolis”, uno de mis astistas favoritos. Sigo produciendo música e impartiendo clases de bajo eléctrico en Blackbird Studios.

¿Qué nos puede decir de su último disco, From The Vault?

Estoy muy contento de que este material por fin hay podido ver la luz. Son temas que durante años estuvieron “en el baúl” y a los que finalmente he podido dar salida en este trabajo. Diría que en él se puede escuchar al Charlie de siempre, con muchos ritmos funk y ramalazos jazzísticos, y creo que es un disco del que cualquiera podría disfrutar. Está grabado íntegramente en mi estudio, y yo mismo lo he producido, mezclado y masterizado, aparte de componer y arreglar todos los temas. Espero poder presentarlo pronto en las Islas

En su discografía figura un trabajo, Powafunk, muy diferente a lo que nos tiene acostumbrados…

Powafunk nació por las ganas de explorar facetas distintas dentro de la música. En esta producción me he centrado más en desarrollar un formato comercial con te- mas que se encuadran en la onda funk-groove y para ello cuento con dos cantantes increíbles: Alba Pérez y Ale Dee. De nuevo me hago cargo de la producción, arreglos, bajos, además compongo los temas y esta vez también las letras de las canciones. Es un proyecto divertidísimo con la intención de que todo el que lo escuche no pueda evitar ponerse a bailar.

Ha hecho carrera acompañando a artistas como Shaila Durcal, Chenoa, y en la actualidad David Bustamante. ¿Qué tal la experiencia?

Tocar con artistas “mains- tream” me ha aportado muchas tablas. Para esto ayuda mucho tener la oportunidad de tocar ante grandes audiencias y verte en situaciones en las que no te verías con bandas más pequeñas. La exigencia profesional es también muy alta, hay mucha competencia y es difícil conseguir un puesto en una gran gira. La verdad es que la experiencia ha sido increíble, he conocido a grandes músicos dado que estos artistas suelen contratar a los mejores, con los que he tenido el privilegio de disfrutar dentro y fuera del escenario.

Además, ha producido a otros artistas y ahora dispone de estudio de grabación propio. ¿puede compaginarlo todo?

Siempre es complejo cuadrar agendas, pero con un poco de voluntad y suerte puedo desarrollar varios proyectos de manera simultánea. Es todo un lujo tener estudio propio y sacar adelante discos como el de The Platanotes, una banda de funk de Barcelona en cuyo disco también toco el bajo. Y además, tener “barra libre” para sentarme a producir toda la música que me pase por la cabeza.

Háblenos de Clarence Bekker Band, uno de los proyectos en el que le vemos más involucrado en redes.

Clarence es un cantante originario de Surinam, aunque ha pasado casi toda la vida en Holanda, donde tuvo un par de hits musicales en su juventud. Ahora lleva 15 años en Barcelona. Saltó a la fama de manera viral con el proyecto Playing For Change. En la banda hago arreglos y toco el bajo, y estamos a punto de presentar nuestro segundo trabajo, después del E.P. Beautiful Tomorrow.
Clarence es una fuerza de la naturaleza, tiene un poderío inigualable en su voz y es tan carismático y enérgico que hacer conciertos con él te deja exhausto. Es como si una apisonadora de Soul, Reggae, Funk y Rock te pasara por encima. Y el público siempre se va a casa con una sonrisa en la cara y con la sensación de haber vivido una experiencia increíble. Ahora mismo tenemos fechas confirmadas en Budapest, Marruecos, Australia, Estados Unidos, Holanda… y estamos como banda residente en la Sala Jamboree de Barcelona, donde tocamos cada jueves.

Bajista, director musical, arreglista, productor, profesor de bajo eléctrico, no sé si me dejo algo… y sin formación académica reglada. ¿Cómo lo ha conseguido?

Pues con mucha dedicación y pasión infinita por la música. He aprendido mi profesión de la mejor manera posible: sobre el escenario y tocando con los mejores, gente que me he ayudado a desarrollar mi voz como instrumentista y que me des- cubrió los entresijos de esta profesión en cada una de sus facetas.

¿Tiene planes para tocar en Canarias próximamente?

Pues estoy seguro de que pasaremos muy por las Islas con Bustamante, y con Clarence también hay alguna fecha cerrada. Aunque lo que más deseo es poder presentar ante mi gente mi nuevo disco From The Vault.

¿Qué músicos canarios son los que más le han influenciado?

Muchísimos. Empezando por Alfredo Sánchez y Fran More- no, que fueron mis “profesores” sobre los escenarios cuando empezaba a tocar jazz, y pasando por otros grandes como Polo Orti, Kike Perdomo, Carlos Teja, Larry-Jean Louis, Takeo Takahashi. Aunque hay una figura que destaca por encima de todas y es la de José Antonio Ramos. Él me enseñó a liderar un proyecto desde el respeto y la exigencia, con máxima profesionalidad y dedicación, y aún así en un ambiente distendido y agradable. Aprendí tantísimo de Jose… Trabajar a su lado ha sido una de las mejores experiencias de mi vida como músico.

¿Algún recuerdo especial sobre conciertos en las Islas?

Es que son tantos… Tal vez una de mis mejores experiencias fue tocar con Powafunk en el Festival Canarias Jazz & Mas. Ver esas plazas en Tenerife y Gran Canaria llenas de gente bailando con nuestra música me dejó un recuerdo imborrable. Aunque hubo otros conciertos muy importantes, como cuando toqué en el WOMAD con Charlie Moreno Trio ante miles de personas. Aquello también fue un subidón.

¿Cuál es el próximo paso para Charlie Moreno?

Pues diría que terminar la producción del segundo disco de Powafunk. Seguiré viajando asiduamente con Busta y Clarence, y espero poder presentar mi disco From The Vault lo antes posible en Canarias.

CategoriesReportajes