E

Entrevista a Santi Rodriguez

Santi Rodriguez

Su bigote es el más conocido de España, aunque lo que poca gente sabe es que este malagueño afincado en Jaén es abogado. Santi Rodríguez, humorista de profesión y corazón, saltó a la fama interpretando al divertido frutero en la serie ‘Siete vidas’, y posteriormente por sus monólogos en ‘El club de la comedia’.

Santi Rodriguez humoristaSu humor sigue intacto a pesar de haber estado al borde de la muerte e incluso “sentido el camino hacia el más allá”. Una circunstancia traumática y reveladora que ha transformado la vida del artista aficionado al Atlético de Madrid, cuya historia se ha convertido en el eje de su nuevo espectáculo, “Infarto ¡No vayas a la luz!”, una comedia para reír y llorar, en el que enseña a los espectadores cómo burlar a la muerte y de qué manera aprovechar una segunda oportunidad.

¿Cómo ha cambiado tu vida después de superar un infarto en la arteria esplénica?
Ha cambiado para bien. Me he dado cuenta de que la vida hay que aprovecharla de otra manera. Que se nos va el tiempo en tonterías, que hay que disfrutar al lado de la familia y los amigos y que debemos vivir y sentir los buenos momentos.

¿Qué tal la acogida del público contando, a tu manera, esta historia?
Por encima de las expectativas que tenía. ¡Es una pasada!. Hemos cambiado el registro respecto al espectáculo anterior para interpretar una obra de teatro en la que la gente ríe y suelta alguna que otra lagrimita. El tema conecta con la gente y a algunos les hace recordar a un ser querido que ha padecido algo parecido.

¿Puede que sea más difícil hacer reír que hacer llorar?

En un drama, el silencio se puede interpretar como una congoja y forma parte del hilo argumental. En la comedia si no hay risas, hay fracaso y no se consigue el objetivo.

Estoy convencido que sí. Además el juego del ritmo es mucho más complicado en la comedia que en el drama, a pesar que este género tenga más reconocimiento que la comedia. Muy curioso…

Santi Rodriguez sonriendo¿Nos estamos convirtiendo en una sociedad cada vez más triste y, sobre todo, beligerante?
Sí, sin lugar a dudas. Y me preocupa, sobre todo, lo de beligerante. En el momento en el que alguien no piensa como tú se convierte en tu enemigo. Deberíamos hacer el ejercicio contrario y ponernos en la piel del otro. Entenderíamos muchas cosas y nos iría a todos mucho mejor.

Ahora que está tan de moda el concepto “límites del humor”, ¿crees que deben existir? ¿Vale todo para hacer reír?
Eso es muy personal. Creo que debe prevalecer la libertad de expresión porque no sé quién tiene potestad para poner límites. Yo no toco según qué temas pero respeto mucho lo que haga cada uno. Si no me gusta lo que oigo, no lo escucho y ya está. La libertad de expresión está por encima, aunque hay veces se traspasan límites muy peligrosos. Pero eso va en cada uno, dependiendo de la audiencia que quiera tener. Debemos dejar que cada uno diga lo que quiera y se atenga a las consecuencias: si tienes el teatro vacío porque no gusta lo que dices es tu problema. Libertad de expresión siempre.

¿Hay diferentes sentidos del humor dentro de nuestro país? Existe un humor vasco, un humor andaluz… ¿un humor canario?
Hay tanto sentido del humor como gente. A cada uno nos hace gracia una cosa. Soy muy fan de Aarón Gómez y Kike Pérez. Kike es un crack y una máquina. Soy muy admirador de él, a parte de un buen amigo.

Un hombre de humor seguro que ha gastado y recibido bromas. ¿Cuál es la mejor que te han hecho?
En un programa de cámara oculta que iba a presentar. Fui unos días antes para hacer pruebas de maquillaje y peluquería y durante el trayecto al estudio de TV, nos paró la policía. Me hicieron una prueba de alcoholemia y di positivo, a pesar de no haber tomado nada. La compañera de producción se dio a la fuga y yo me metí en el coche con ella para escapar de la policía… En momentos de presión nunca sabes cómo vas a reaccionar. Luego me di cuenta que era todo mentira.

Hay tanto sentido del humor como gente. A cada uno nos hace gracia una cosa. Soy muy fan de Aarón Gómez y Kike Pérez.

¿Recuerdas tu primera actuación?¿Los nervios siguen presenten o forman parte del pasado?
Me acuerdo perfectamente. Fue un jueves, 11 de noviembre, a las diez de la noche, en el “Pub Liberia” de Granada. Se pusieron carteles por toda la ciudad. A la hora de la actuación no había absolutamente nadie, sólo el dueño del pub y yo. De pronto, sonó el teléfono mientras el propietario rellenaba las neveras y me pidió que lo cogiera. “Pub Liberia, ¿dígame?”, dije. “Hola. ¿Es ahí donde hay una actuacióne esta noche?”. “Sí, señor, aquí es”, le contesté. “¿A qué hora es?”, me preguntó el interesado. “A qué hora le viene a usted bien”, le respondí. Los nervios siempre tienen que estar. Si un día estás relajado mal asunto. Tenemos que sentir algo de nervios y mucha concentración.

“De lo que más orgulloso me siento es de haber conseguido organizar, durante diez años consecutivos, el Festival en beneficio de Síndrome de Down”

Santi Rodriguez pensavito

¿Qué destacarías de tu trayectoria profesional?
De lo que más orgulloso me siento es de haber conseguido organizar, durante diez años consecutivos, el Festival de Síndrome de Down. Es la mejor manera de canalizar la popularidad. Impulso muchas galas benéficas para apoyar a las mujeres con cáncer de mama, críos con parálisis cerebral, autististas… Mi vida no tendría el mismo sentido sin haber conocido a tanta buena gente.

Has sido capaz de incorporar más de 27.000 chistes en un cuaderno. ¿Sigues recopilando humor en esas páginas o te pasaste al mundo digital? ¿Cómo te llevas con la tecnología?
La libreta tengo que buscarla. Sé que está por ahí. He incorporado la tecnología a mi trabajo porque no tengo más remedio que utilizar redes sociales o correo electrónico. Aún así, te confieso que, con la tecnología, soy más inútil que un plastidecor blanco.

Actor y actriz españoles a los que más admiras.
Admiro muchísimo a Roberto Álamo. Me parece un crack. Está Bardem que es una maravila pero Roberto es una máquina. Y actrices hay muchas, pero voy a quedarme con una con la que trabajé: Amparo Baró, que me ayudó muchísimo.

Santi Rodriguez media cara

¿Una obra de teatro a la que irías a ver una y mil veces? ¿Una serie de televisión a la que estás enganchado?
Obras de teatro: “Cabaret”, a la que fui a ver con Asier Etxeandia; me encantó “Historias de un caballo” de José María Rodero; “Cinco horas con Mario” de Lola Herrera. La serie que más sigo es “Young pope”, porque te hace pensar, sobre todo a los que somos creyentes.

Un planazo para ti es…
Poder disfrutar de unos días desconectado del mundanal ruido con mi familia. Otro planazo es poder actuar con el teatro lleno. ¡Me lo paso pipa!

¿Dónde te gustaría retirarte?
No imagino ningún sitio raro.

Me gustaría retirarme en mi tierra, en Jaén, un sitio maravilloso para pasar los años tranquilito, pero espero que para eso quede muchísimo tiempo.

Santi Rodriguez con sombrero¿Cuándo fue la última vez que estuviste en…?
¿Tenerife?
Estuve actuando en La Laguna. ¡Es preciosa! Se queda corto el título de `Patrimonio de la Humanidad´… Actué en la Universidad hace un par de años.

¿La Palma?
Todavía no la he visitado

¿La Gomera?
Me queda por conocer

 

¿Gran Canaria?
Tengo muchos amigos en Agüimes e Ingenio y voy de vez en cuando al Festival del Humor de la localidad.

¿El Hierro?
No he estado.

¿Lanzarote?
Me encanta. He ido varias veces aunque hace tiempo que no voy. La última vez me alojé en el Hotel Volcán. Tengo buenos amigos allí y me encanta todo lo que tiene.

¿Fuerteventura?
Sus playas son una barbaridad aunque tuve poco tiempo para conocerla.

¿La Graciosa?
En fotos

¿San Borondón?
¿Es la que dicen que desaparece y aparece? No la conozco.

En Lobos:
Sé que está en Fuerteventura pero no me dio tiempo a verla durante mi visita a la isla.

Gracias Santi
Gracias a vosotros. Tengo mucho cariño a los canarios y estoy muy agradecido por su acogida. A veces, caminando por la calle, escucho: “Es él, es él…¡El de la fruta, chacho!”. Son gente maravillosa que se preocupa del buen recuerdo de los que visitamos el archipiélago. Se lo curran mucho y eso dice mucho de ellos. Si no pudiera retirarme en Jaen, me encantaría hacerlo en cualquier sitio de Canarias. Tengo muchas ganas de conocer el resto de islas y espero que con “Infarto ¡No vayas a la luz!”, podamos volver..

CategoriesSin categoría