Hacer lo que te gusta - Paisaje

Antes de empezar a pensar en si hacemos lo que nos gusta o no, nos tenemos que parar a pensar: “¿Sé lo que me gusta? ¿Sé lo que quiero?”

A menudo, vamos por la vida haciendo, diciendo, planeando, consiguiendo cosas sin ser conscientes de si en el fondo esto, que en realidad es la vida, es lo que realmente queremos y es lo que nos gusta.

Pondré un ejemplo: llegan los 17 años, te preparas para ir a la universidad, empiezas la carrera, la terminas, haces un máster, unos cursos de especialización, prácticas en una empresa y, por fin, comienzas a trabajar. En este ejemplo hay muchas preguntas que nos podríamos hacer para ver si hemos sido conscientes a la hora de tomar las decisiones. Primero: ¿quiero estudiar una carrera? Si la respuesta es “sí”, ¿qué carrera me gusta? Cuando ya estoy estudiando, ¿realmente me gusta o me he equivocado? La terminamos y nos preguntamos: ¿qué quiero hacer ahora? ¿Un máster? ¿Cuál? Y así con todo el ejemplo. Cada decisión que tomamos en la vida es importante, no agobiante, pero sí importante.

¿Estamos viviendo la vida que queremos o la que se supone que nos toca? Seguro que más de una persona estará pensando al leer todo esto: “si fuera tan fácil cambiar las cosas, ya lo habría hecho.” ¿Realmente es tan difícil cambiar las cosas? A veces, cuando escucho a otras personas, e incluso a mí misma, caigo en la cuenta de que lo fácil es quejarse sin cambiar nada, ni siquiera la actitud. Quizás, por tus circunstancias, no puedes cambiar de trabajo, de ciudad o de estudios, pero siempre puedes elegir tu actitud e intentar mejorar esa situación.

El miedo, la incertidumbre, el desconocimiento y la novedad, pueden llegar a paralizarnos y creer que más vale malo conocido, pero esta vida tiene un fin y es importante tenerlo presente para que no perdamos el tiempo en gente, situaciones y cosas que no lo merecen.

Aunque dé miedo, tómate un momento para reflexionar. Ve a tu lugar favorito, apaga el móvil, respira y conecta contigo mismo. ¿Qué es lo que quieres hacer? ¿Qué es lo que te gusta? Y ahonda en la respuesta, incluso no des por buena la primera que te venga, date un poquito de tiempo. Deja que tu cuerpo también hable, que toda tu persona encuentre la respuesta, porque está en ti. Los demás te pueden aconsejar, ayudar, animar… pero la respuesta de qué es lo más adecuado para ti, qué es lo que te mueve y lo que te entusiasma, solo la tienes tú.

Cuando tengas las respuestas, ¡no te agobies! Puede ser que no esperaras descubrir que lo que necesitas es cambiar de trabajo, mudarte de casa, separarte de tu pareja o te des cuenta de que necesitas tiempo para ti, estar más en contacto con tus seres queridos, practicar tu hobby favorito. Todo está bien. Ahora comienza el trabajo. El primer paso, a veces el más complicado, ya está dado. Así que afiánzate y continúa tu camino ahora que ya sabes qué es lo que te gusta y lo que quieres hacer.

CategoriesSin categoría