I

Improvisación teatral con El Funambulista Herido

Abrabajada de Canaryfly
Improvisación teatral con el funambulista herido

Textos: Volar y Más | Fotografías: Elmar Geissler

Dirigida por Patricia Figuero, escritora e improvisadora teatral, esta escuela independiente se ha convertido en un espacio de creación artística y desarrollo personal para adultos, donde el alumnado descubre y profundiza en sus capacidades creativas a través del juego y la libertad de ser.

Cuando se les pregunta por qué se denominan “funambulistas”, responden que son “equilibristas del vacío”. Y no mienten. Porque en los espectáculos de impro no existe guión ni escenografía, ni personajes establecidos de antemano, y los improvisadores salen al escenario sin tener la más remota idea de lo que va a suceder. Gracias a las ideas del público van construyendo cada escena, en vivo y en directo, en un ejercicio que podría definirse como suicida o terriblemente audaz.

Improvisación teatral con el funambulista herido

Para El Funambulista Herido, cada uno de sus espectáculos es un acto poético compartido con los espectadores. Un juego, catártico y valiente, que nos permite estar en contacto con la esencia de la vida. ¿Acaso hay algo más vivo que un teatro creado desde la palabra, y desde el cuerpo, dónde la única posibilidad de sobrevivir en escena (metafóricamente hablando, claro) es lanzarse a lo desconocido con la verdad como única arma?.

“5, 4, 3, 2, 1… ¡Impro!” Con este popular grito de guerra en el mundo de la improvisación, El Funambulista Herido comienza sus espectáculos, que no dejan indiferente a nadie y, lo mejor, que son distintos cada vez. ¿Quedarse en blanco? Eso nunca, dicen. Ahí radica la magia de la impro: en la confianza en el otro y en la seguridad de que, pase lo que pase, las historias terminarán brotando solas.

Han participado en numerosos eventos en La Palma como el Festival de La Palabra, el festival ¿Qué se cuece? o el II Encuentro de Escritores, y dicen encontrarse muy felices con el cariño del público. Sus clases están abiertas durante todo el año y animan a que, cualquier persona que sienta curiosidad, se acerque a probarlas, para vivir en propia piel el latido de la impro. En su FacebookEl Funambulista Herido” está toda la información. ¡De nada, por cierto!