L

La bici transforma las ciudades

Textos: Esther Herrera

Cada vez somos más conscientes de los enormes beneficios que supone utilizar la bicicleta como medio de transporte. Muchas administraciones y empresas trabajan para transformar las ciudades y así facilitar y fomentar la movilidad sostenible.

La organización social BYCS ,con sede en Ámsterdam, desarrolla varias iniciativas para promover el uso de la bicicleta. Una de ellas es la Bienal de Arquitectura Ciclista (BAB en sus siglas en inglés) donde premian obras que facilitan los desplazamientos, almacenamientos y seguridad ciclista en todo el mundo. Propuestas que además de eficientes sean llamativas, que fomenten la movilidad y la transformación urbana. Lugares inspiradores que van más allá de simples carriles que son además espacios de ocio y de conexión, que son ejemplo de cómo mejorar la vida en las ciudades.

Éstos son algunos de los proyectos seleccionados son:

Ciclismo en el agua (Limburg, Bélgica)

Un impactante carril con 212 metros de longitud que atraviesa este lago artificial lleno de vida animal, es un reclamo más de la reserva natural de  De Wijers. Que en 2018 fue nombrado como uno de los 100 mejores lugares del mundo por la prestigiosa revista TIME .

Xiamen Bicycle Skyway (Xiamen, China)

Un carril de aproximadamente 8 kilómetros de longitud con plataformas elevadas que pasa bajo del rail del bus rápido de la ciudad. Es la primera ruta suspendida para este medio de transporte en China y la más larga del mundo de este tipo.

Estación Nørreport (Copenhague, Dinamarca)

En la estación más concurrida de Dinamarca se diseñó un espacio público abierto y acogedor. Con parking con capacidad para 2500 bicicletas, pabellones de vidrio con formas redondeadas que responden al constante flujo de gente y con cubiertas flotantes.

Recorriendo los árboles. Limburg, Bélgica.

Una ruta única en el mundo, un doble círculo suspendido con suave pendiente apta para jóvenes y mayores donde pasear entre las copas de los árboles y disfrutar de los sonidos del bosque.

Nelson St Cycleway. Auckland, Nueva Zelanda

Se renovó un antiguo paso elevado de 600 metros de longitud y se ha transformado en un llamativo carril de color rosa brillante con luces interactivas a un lado que le dan una nueva imagen al lugar. Además se cuidó el diseño para garantizar que el camino tuviera una identidad claramente neozelandesa.

Melkwegbridge (Purmerend, Países Bajos)

Dos puentes que conectan el centro de la ciudad y que a su vez se cruzan el uno al otro. El inferior en forma de zeta y de 100 metros de longitud reservado a los ciclistas y el superior para los peatones que se eleva hasta los 12 metros y desde el que podrán difrutar de unas magníficas vistas de la ciudad.

Conexión ciclista y peatonal (Barcelona, ​​ESPAÑA)

Un punto complicado de la red viaria barcelonesa se transformó en una agradable ruta sobre las autovías y carreteras. Una serie de carriles interurbanos para bicicletas y peatones con islas y áreas de descanso .

Curtin Bike Hub (Perth, Australia)

Para fomentar el uso de la bicicleta dentro del campus crearon un pabellón con una cubierta accesible donde relajarse y disfrutar de eventos. En el interior, un centro de lavado, cambio de piezas, taquillas y un parking de dos plantas con capacidad para unas 200 bicicletas.

Puente Ölhafen (Raunheim, Alemania)

No es una de las zonas más bonitas de la ciudad, está cerca del puerto y de los depósitos de combustible. Los objetivos era crear un espacio de ocio que fuera seguro y diseñaron un puente con forma de S ligeramente ondulada, en uno de sus extremos una rampa de acceso en espiral de 14 metros, construida en hormigón blanco.

Radbahn Berlin (Berlín, Alemania)

Se encuentra debajo de la línea elevada del metro, parte del pavimento de plástico reciclado con un sistema de señalización con recomendaciones e información a ciclistas y ambos lados abundante vegetación lo convierten en un magnífico ejemplo como aprovechar un espacio urbano.

CategoriesSin categoría