Las bodas ya no son lo que eran

Wedding planner

Textos: Marisa Sarget

Las bodas están cambiando. Ya no son una discreta celebración familiar. Los novios han cambiado y su forma
de hacer las cosas también: disfrutar con los invitados cada momento es ahora su prioridad.

Las invitaciones y el Save the Date

Las invitaciones ahora son mucho más: los diseños son más atrevidos y reflejan el carácter de los novios o el estilo de la boda. Papeles, texturas y colores abren un universo para la creatividad.

Pero no todas las invitaciones se envían impresas, muchas ya se envían en soporte digital. Muchos novios están concienciados con el respeto al medioambiente o prefieren destinar esa partida de gastos a otros aspectos de la boda.

Las invitaciones se envían entre dos y tres meses antes del evento, pero, ante el miedo a que haya personas que adquieran otros compromisos, muchos novios envían un save the date. No es más que una pequeña invitación, generalmente digital, en la que se da la fecha del enlace para que se la reserven. Mantiene la misma estética que la que tendrán las invitaciones pero no aporta más información que la fecha.

Wedding plannerLa comida y la distribución de las mesas

Un entrante, dos platos fuertes (carne y pescado) y un postre. Estas son las comidas que se sirven tradicionalmente en una boda y en las que siempre prima la cantidad. Sin embargo, ahora que las celebraciones son más sociales e informales, los novios buscan minimizar los tiempos sentados. Por eso, lo más frecuente es encontrar bodas en las que hay solo un plato principal o, incluso, una comida tipo cóctel con estaciones de bufé. La tendencia a socializar más y buscar composiciones muy estéticas, ha hecho que vuelvan a estar de moda las mesas corridas, alargadas. En ellas se suelen sentar los invitados más jóvenes y se dejan las redondas para grupos más reducidos. Estas mesas corridas se visten con largas guirnaldas de flores, candelabros infinitos, decoración floral que pende del techo o centros de flores diferentes. El efecto visual es increíble.

Bodas de fin de semana

Wedding plannerLas bodas en España, aunque sean con un marcado carácter íntimo, superan casi siempre los 150 invitados. Eso, unido a que los novios cada vez más quieren disfrutar y alargar el momento, ha llevado a que muchas bodas se celebren durante tres días. Generalmente el viernes se sirve una cena y unos cócteles para los amigos de los novios, la preboda. Una costumbre muy divertida en la que todos disfrutan mucho pero, a la vez, peligrosa si se comenten excesos. El sábado es el día más importante. Asisten todos los invitados a la boda y puede ser de día o de tarde. Si se hace preboda, lo más conveniente es que la ceremonia y la celebración sean de tarde. Así los invitados más jóvenes tendrán tiempo de descansar. El domingo se suele ofrecer un brunch o un almuerzo para la familia más cercana. Se trata de cerrar la celebración en la intimidad que no permite el día anterior. Además del tiempo, el gasto económico se incrementa no solo porque se triplica el tiempo del evento sino porque hay que contar con maquillaje, peluquería y ropa para los tres días, fotógrafo, hospedaje, transporte… un sinfín de detalles que, sin duda, merecerán la pena.