Las claves para una adopción de éxito

Yohanna Benitez | Directora de Zendog Educación Canina

zendogbcn@gmail.com
Facebook: Zendog Educación Canina
Fotos: Ariadna Creus de Els Magnifics

10 tips a tener en cuenta a la hora de adoptar un perro.

Si estás leyendo esto probablemente estés pensando en aumentar la familia con un nuevo perro, es normal que salgan dudas de dónde acudir, de hacer una buena elección y sobre todo como integrar al nuevo miembro en nuestro día a día. Un animal es una responsabilidad para toda la vida, y aunque siempre pueden salir imprevistos, hacer las cosas bien desde el principio marcará la diferencia en la convivencia con nuestro nuevo compañero.

1º. Antes de adoptar: Antes de adoptar deberías hacerte una serie de preguntas, como hemos dicho, es una responsabilidad para toda la vida y es necesario que estés 100% seguro/a. :
¿Tengo tiempo necesario para dedicarle y cubrir sus necesidades en la etapa de desarrollo que se encuentre?.
¿Mi familia/ personas con las que convivo están de acuerdo?, ¿tendré su apoyo e implicación?.
¿Solvencia económica para manutención e imprevistos?.
Tengo más animales en casa ¿Están preparados para compartir su vida con otro miembro nuevo?.

2º. El perro: ¿Qué tipo de perro encaja con mi estilo de vida?
Antes de fijarte en su físico, edad o tamaño, nuestra recomendación es que busques el perfil de perro que sea más afín a ti y a tu estilo de vida. ¿Vives en zona urbana o rural?, ¿qué te gusta hacer en tu tiempo libre?, ¿qué expectativas tienes?, ¿solo compañía o te gustaría ir más allá y adentrarte en el mundo de los deportes caninos?.

¿Tienes experiencia con perros?. Esto va muy de la mano de la importancia de tener en cuenta la personalidad del perro, como nosotros, los perros también tienen la suya y hay que tener en cuenta sus peculiaridades. Niños en casa y/u otros animales también son otro factor importante en la elección de nuestro futuro compañero canino.

3º. Sin prejuicios: No te dejes llevar por una apariencia física para descartar a tu posible compañero ideal. Si, estamos hablando de los catalogados PPP (perros potencialmente peligrosos) esa etiqueta está lejos de la realidad y como hemos dicho en el punto anterior, lo importante es valorar la personalidad del individuo en cuestión y de que encaje contigo.

4º. ¿Adulto o cachorro?: ¡La eterna pregunta! Tener un cachorro en casa y tener la experiencia de verlo crecer es algo que seguramente nos guste a todos, pero bien es cierto que debemos ser conscientes que los cachorros necesitan mucha dedicación en su educación, tiempo y paciencia. Tener un perro desde cachorro no nos va a dar garantías que sea ese “perro ideal” que esperamos de adulto. Sin embargo, adoptar un perro adulto tiene otras ventajas, “ es lo que ves” puedes hacerte una idea de la personalidad que ya tiene y ver si es lo que encaja en tu estilo de vida. A veces se piensa que los perros adultos que están en un refugio son porque tienen algún problema de comportamiento, esto es totalmente erróneo, la gran mayoría son perros totalmente aptos para la convivencia.

5º. ¿Dónde acudir?: Ya sea en tu refugio municipal, una asociación protectora de tu barrio o ciudad, nuestra recomendación es que optes por intentar buscar un animal cerca de ti, será más fácil para conocerlo, hacer periodo de adaptación si es necesario y sobre todo ahorrar al animal el estrés que puede ocasionar un viaje largo en barco o avión. España es el primer país en las cifras de abandono en cuando a Europa, lo que por desgracia hace que tengamos gran cantidad de protectoras a donde acudir en un radio relativamente pequeño.

6º. En el refugio: Explícales todo lo que has pensado o analizado. Haz todas las preguntas que necesites o creas necesarias. Ellos mejor que nadie conocen a los perros que están en su refugio ya que interaccionan con ellos cada día, déjate asesorar, evaluad juntos cuál es el que mejor encaja contigo. Si tienes perro, lo ideal es que veas también qué tipo de feeling tienen entre ellos, que encaje también con el perro que ya tenemos en casa es algo a tener muy en cuenta. Ir a dar un paseo por las cercanías del refugio para ver esa primera impresión entre los perros y se conozcan, puedes pedir a un voluntario que te acompañe.

7º. ¡Ya casi está!: Empiezan los preparativos, “el kit de bienvenida” del nuevo miembro, buscar un veterinario cercano a nuestro lugar de residencia y ver las zonas de paseo. Habrán perros que por alguna circunstancia necesiten varias visitas al refugio por tu parte, sobre todo si ya convivimos con perro lo ideal es hacer varias visitas para que se vayan conociendo y todo fluya mejor luego.

8º.En casa: Pon la casa a prueba de perros, retira objetos que pueda romper, evita dejar comida a su alcance…y ese etc de “posibles trastadas”. Consensuar con todo el núcleo familiar que habita en casa, qué normas de convivencia habrán (dónde dormirá el perro, podrá o no subir al sofá…) y ser coherente con ello. Presenta la casa por espacios, poco a poco sin forzar y a su ritmo.

9º.Los primeros días: Intenta no tener juguetes al alcance para evitar posibles conflictos si hay otros perros en casa. Evita las visitas los primeros días. Sacarlo frecuentemente pero poco espacio de tiempo. Si tenemos hijos supervisar las interacciones y encuentros, Si el perro prefiere descansar, no hablarle ni tocarle demasiado. Respetar su espacio. Si hay gatos evita persecuciones, darle al gato la posibilidad de “escapar” a un sitio alto si lo necesita o zona donde no pueda acceder el perro. ¡No soltar! Aun no tenemos un vinculo con el nuevo perro y puede asustarse o desorientarse.

10º.Disfruta: Tu perro necesita un periodo de adaptación. Debemos ser pacientes e ir al tiempo y ritmo que el perro necesite. Después de unos días de adaptación irás construyendo vínculo, confianza y toda una relación con tu nuevo compañero canino. Comparte momentos cotidianos y tiempo de calidad.