L

Los mercados navideños europeos

Textos: Esther Herrera

La Navidad época de revivir tradiciones, calles llenas de gente, el brillo de las luces de las guirnaldas, los adornos y los árboles, todo esto y mucho más es lo que podemos encontrar en los mercadillos navideños.

No podrás decir que no, ya sea por el simple hecho de pasear, disfrutar del espíritu mágico de la época o para hacer compras de última hora, son propuestas que invaden las ciudades de todo el mundo.
Hacemos un recorrido por algunos de los más reconocidos:.

1. Mercado Christkindlmarkt en Viena, Austria

El Ayuntamiento de la ciudad como telón de fondo y alrededor de 150 puestos donde encontrar artesanía local, objetos decorativos navideños, degustar comida y vino caliente, mientras disfrutas de las numerosas actividades. Volver a sentirte como un niño gracias a la decoración de los árboles, la gran cantidad de luces y la oficina postal donde los pequeños entregan sus cartas, el esfuerzo de los vieneses por cuidar cada detalle da un resultado espectacular.

2. Mercado navideño en Zagreb, Croacia

Por tercer año consecutivo ha sido elegido el mejor mercado navideño de Europa.Entre sus atractivos destaca una atmósfera capaz de conquistar a cualquiera con conciertos alrededor del imponente árbol de Navidad de la plaza Ban Jelačić, un belén viviente, la pista de patinaje sobre hielo, el aroma a štrukle (hojaldre caliente relleno de queso), la decoración navideña del túnel de Grič y las luces que iluminan el precioso parque de Zrinjevac.

3. Plaza de la Ciudad Vieja y Plaza Wenceslao en Praga, República Checa

El centro histórico de la ciudad se transforma y es más espectacular aún, se engalana con las luces y colores típicos de esos días. Un ambiente mágico y brillante lleno de cabañas de madera y de aromas tradicionales de las delicias típicas del país, como el svařák -un riquísimo vino dulce- o el jamón asado.
Además conciertos de música clásica y villancicos, talleres para niños y por la noche el parpadeo de las luces del árbol de Old Town Square.

4. Christkindlesmarkt en Estrasburgo, Francia

Se celebra desde 1570 lo que hace que sea uno de los más antiguos de Europa, la bonita región de alsacia se llena del espíritu navideño en cada rincón. Además de pasear, comprar artesanía, probar los productos típicos locales y disfrutar de la magia del ambiente, año tras año no dejan de innovar para añadirle más encanto. Entre ellas fomentar nuevas formas de consumo, zonas de comercio justo o un espacio dedicado a organizaciones humanitarias.

5. Gendarmenmarkt en Berlín, Alemania

Son muchos los mercados de Berlín en ésta época, pero éste es visita obligada. Uno de los más populares y concurridos, reconocido por su espectacular emplazamiento, su artesanía y sus productos típicos de la época, como el chocolate blanco caliente o la manzana frita. Puedes disfrutar de un buen concierto, la noria gigante, las atracciones de feria o las pistas de nieve y hielo.

6. Grote Markt en Brujas, Bélgica

Ya de por sí el entorno es espectacular y acogedor, como sacado de un cuento. En esta época parece una postal con una gran pista de hielo rodeada de puestitos de madera donde recuperar fuerzas con la comida clásica belga como gofres, papas fritas y chocolate.

7. Mercado de Navidad en Madrid, España.

El más antiguo y tradicional de la ciudad, se celebra en la Plaza Mayor puedes curiosear por sus 104 puestos repletos de artesanía, decoración para las fiestas y artículos de broma para el 28 de diciembre, el día de los Santos Inocentes. Además de la decoración navideña y productos típicos también puedes comprar un árbol de navidad.

8. Mercado de Navidad de la Basílica de San Esteban en Budapest, Hungría.

Tiene todo lo que puedas desear en un mercadillo de navidad, desde patinaje sobre hielo, venta de artículos de gran calidad artesanal que han tenido que ser aprobados por un jurado local experto, saborear delicias tradicionales húngaras como el suculento strudel o el flódni, un pastel tradicional judío con nueces, semillas de amapola y ciruelas. Cada noche un espectacular show de luces, conciertos de músicas del mundo, teatro de marionetas y varios talleres donde los más pequeños pueden aprender a hacer velas, cestas e incluso pan de jengibre.

CategoriesSin categoría