Abrabajada de Canaryfly
La rueda del marketing

KINEWA.COM | Departamento de Marketing

El marketing es la disciplina empresarial encargada de identificar necesidades en el mercado y satisfacerlas de forma eficaz y eficiente, pensando a corto y largo plazo, y obsesionada con el conocimiento del cliente y de la competencia. La satisfacción de esas necesidades orientando la oferta comercial para conseguirlo, evidentemente, debe conllevar un beneficio no solo para quien vende, sino para quien compra. Habiendo rentabilidad para todos, todo irá bien.

El marketing es para ti también, ya dirijas una gran empresa, una pequeña, una asociación, seas autónomo… Ha de ser el motor de toda organización y no solo cosa de un departamento, involucrando a la totalidad de los recursos humanos de la misma. Nos preocupa que esto sea entendido, especialmente, por las PYMES, quienes suelen ver el marketing como algo ajeno, propio de grandes corporaciones, reduciéndolo, en cualquier caso, a pequeñas acciones publicitarias, puntuales y practicadas desde la intuición que da la experiencia. Es por ello que queremos hablarte en este artículo de lo que denominamos rueda del marketing, la cual transmite su esencia y, como verás, es conveniente y aplicable a cualquier entidad que tenga una intención comercial.1 . Investigación: es, sin duda, la fase más importante de las cuatro. En marketing debes estar continuamente investigando cómo son los clientes, qué quieren, cómo es la competencia y, en general, cómo fluctúa el entorno en el que pretendes hacer negocio.

2. Planificación: con el conocimiento adquirido en la investigación, toca marcar unos objetivos en un plazo determinado, así como las estrategias o conjunto de acciones para conseguirlos.

3. Ejecución: concluida la planificación, la debes poner en marcha. Entonces, tendrás que ejecutar el plan de acción en tiempo y forma.

4. Medición: la ejecución antes referida ha de conllevar una medición continua de resultados. En la planificación debes incluir los indicadores que debes medir para saber si te estás acercando a tus objetivos o, si por el contrario, te estás desviando y tienes que tomar medidas correctivas.

Si esta rueda no se pone en marcha o deja de girar en algún momento, probablemente quedes a la deriva, viviendo de espaldas al mercado, o lo que es lo mismo, pretendiendo encontrar una aguja en un pajar con los ojos vendados.

Y es que, básicamente, hay dos maneras de hacer las cosas: una es siguiendo, consecutivamente, estos cuatro pasos, o dicho de otro modo, haciendo marketing; la otra, totalmente desaconsejada, sustituyendo la rueda del marketing por la rueda de la fortuna, es decir, haciendo pequeñas inversiones en diferentes acciones sin tino alguno, con la esperanza de que alguna de ellas te aporte clientes.

Para terminar de entender lo dicho hasta ahora, pongamos un ejemplo en el que involucraremos Internet; es decir, haremos, también, marketing digital: imagínate que diriges una peluquería o barbería. El negocio es de reciente apertura y no te es suficiente con la promoción que supone su localización, sino que quieres aprovechar Internet para captar el interés de los usuarios y que se decidan a probar tus servicios.

Hecho este planteamiento, si te limitas a abrir una página en Facebook y haces publicaciones anunciando el negocio, invirtiendo en cada una 5€ para que alcance al mayor número de usuarios posible, eso, de por sí, no es hacer marketing digital, sino jugar a la rueda de la fortuna en esta red social. Si, por el contrario, te preocupas de investigar para conocer a tus clientes potenciales, describiendo detalladamente el perfil que buscas porque crees que te puede acabar comprando (sexo, edad, dónde viven, qué intereses tienen…), verificas que esos usuarios están en Facebook, diseñas una publicación que pueda ser atractiva y les aporte valor, calculas unos resultados estimados que te permitan saber cuándo la inversión que hagas será recuperada y, tras ello, obtener beneficios, y finalmente lanzas una campaña solo para ese perfil de usuario, entonces, sí que podrás decir que estás haciendo marketing, más concretamente, marketing digital, pues has recorrido los cuatro momentos de la rueda del marketing. De todos modos, para hablar de marketing en mayúsculas, esa acción en Facebook debería estar contenida en un plan de marketing donde se recoja todo lo que harás en un periodo de tiempo determinado para lograr los objetivos propuestos, y con qué recursos contarás para alcanzarlos.

Si quieres llevarte este contenido ampliado en tu smartphone, escanea el código QR que ves más bajo y descárgate gratis y sin aportarnos datos personales, el temario de la primera lección del “Curso Online de Dirección de Marketing Digital” de la Escuela de Marketing y Publicidad (marketingschool.es) ¡Que lo disfrutes!Descargar PDF gratis sobre marketing