Una ilusión hecha realidad. Así describe Moneiba su profesión de TCP. Una profesión que, aunque lleva poco tiempo ejerciéndola, “ya sé que quiero pasar mucho tiempo aquí”.

Fue trabajando en el aeropuerto cuando se dio cuenta que a lo que realmente quería dedicarse es a atender a los pasajeros en pleno vuelo. “Son los pasajeros los que motivan mi trabajo”, afirma nuestra TCP, a la vez que admite que el momento favorito de la jornada es cuando reconoce a algún pasajero habitual. “No hay mayor satisfacción para mí, que ver cómo cada vez son más las personas que eligen Canaryfly de manera habitual para llevarles a su destino”.

Moneiba es feliz en Canaryfly. “Es su gente la que hace grande a esta compañía. Es, como yo lo llamo, mi familia azul”.

Enamorada de Lanzarote y sus “casas blancas”, Moneiba aprovecha sus días libres para descubrir el encanto de nuestra tierra. “Me encanta disfrutar del ocio al aire libre, practicando el senderismo, por ejemplo. Siempre que puedo, programo alguna ruta por los barrancos de la isla en compañía que disfruta de la naturaleza tanto como yo”.

“No hay mayor satisfacción para mi, que ver cómo cada vez son más las personas que eligen Canaryfly”.

CategoriesSin categoría