Pardela Atlántica

Textos y Fotografía: Carlos Vermeersch Santana

www.carlosvphotography.com | Instagram @carlosvphotography

Es una excelente planeadora y solo aletea en ausencia de viento. Sus alas, diseñadas para aprovechar vientos de la super cie marina, le permite volar cerca del agua e incluso zambullirse hasta los 15 metros para cazar peces y calamares. Su nombre genérico deriva del griego antiguo καλός (kalós, “bueno”) y νηκτρίς (nektrís, “nadador”) y alude a esta habilidad. En febrero llegan 30.000 parejas para criar aquí, formando colonias en zonas costeras y “balsas” frente a ellas en el mar. Es ruidosa en su área de cría emitiendo un “eww-ew-ew-aa”. Nidifica en una madriguera llamada “hura” que sólo visita de noche para ocultar su único huevo de predadores como gaviotas. Pasa mucho tiempo en mar abierto, pudiendo viajar a la costa saharaui sólo para alimentarse. En otoño abandona a su cría y migra hasta América o Madagascar. Una semana después, cuando el hambre le haya motivado lo suficiente, la cría decide salir de su hura y valerse por sí misma. Aprenderá incluso a beber agua salada y a desalinizarla con sus narinas especializadas. Pasará hasta 7 años sin pisar tierra firme, y no regresará hasta que la impulse la llamada de la reproducción.

Es un ave migratoria y pelágica de color pardo grisáceo con la parte inferior blanca, salvo el borde del ala que es oscuro. Posee un pico amarillo notorio y patas rosadas. Se solía considerar una subespecie de la pardela cenicienta (C. Diomedea) pero alcanza mayor tamaño, convirtiéndose en una de las aves marinas más grandes de Canarias.

De noche, la Luna guía a los pollos volanderos, pero los confunden las luces de la civilización que los hace estrellar a cientos en tierra, de donde ya no podrán despegar. Hoy abundan en Canarias, pero su número está disminuyendo, y predadores invasores como gatos y ratas acentúan su decadencia. Por fortuna, la labor de los centros de rehabilitación como el de Puntallana, que depende de la Consejería de Medio Ambiente del Cabildo de La Palma, ayuda, en gran medida, a muchos animales como la pardela atlántica.

– Nombre científico: Calonectris borealis
– Familia: Procellariidae
– Longitud: 45 – 56 cm
– Envergadura: 112 – 126 cm
– Otros idiomas
: EN: Cory’s shearwater; FR: Puffin cendré; 
DE: Gelbschnabelsturmtaucher; 
NL: Kuhls pijlstormvogel
– Fenología: Estival
– Hábitat: Cinturón costero, alta mar, y huras en escarpes rocosos.
– Estado de conservación: Vulnerable.
– Distribución: En todas las Islas

 

CategoriesSin categoría