P

Permisos retribuidos de los trabajadores: ¿Cuándo se inicia su derecho a disfrute?

permisos

Textos: David Gordillo | Abogado Laboralista

Los denominados permisos retribuidos laborales consisten en supuestos de ausencias al trabajo que computan, a todos los efectos, como tiempo de trabajo efectivo. Dichos permisos retribuidos vienen recogidos con carácter general en el Estatuto de los Trabajadores, y no es inusual que además se regulen también por los diferentes Convenios Colectivos (en este caso, el Estatuto de los Trabajadores actúa con carácter de mínimos, nunca podrá un Convenio Colectivo establecer una regulación menos beneficiosa para el trabajador que la marcada por el Estatuto).

permisos

Estos permisos retribuidos tienen como notas características que se tratan de interrupciones no periódicas y por lo general breves, que tienen su fundamento en la concurrencia efectiva de la causa reconocida legalmente que los justifica. Son además situaciones que provocan una relación de inmediación, de vinculación temporal, por ello deben disfrutarse de manera continua, de una sola vez, sin separaciones ni rupturas entre ellos puesto que estos permisos tienen su causa en un acontecimiento que se produce de una sola vez en un momento determinado.

Tales permisos retribuidos, en el Estatuto de los trabajadores, vienen regulados en el artículo 37.3, que regula los supuestos de: a) Matrimonio (15 días); b) Nacimiento de hijo (2 días ampliables a 4); c) Fallecimiento, accidente o enfermedad graves, hospitalización o intervención quirúrgica sin hospitalización que precise reposo domiciliario, de parientes hasta el segundo grado de consanguinidad o afinidad (2 días ampliables a 4). Cuando con tal motivo el trabajador necesite hacer un desplazamiento al efecto, el plazo será de cuatro días; d) Tras- lado del domicilio habitual (1 día); e) Otros supuestos por tiempo indispensable para su realización (deber inexcusable de carácter público, para funciones sindicales, para realización de exámenes prenatales, etc…).

permisos

Ahora bien, varios de estos supuestos regulados provocaban dudas sobre cuándo se iniciaba el derecho a disfrutarlo por parte del trabajador.

• Hasta febrero de 2018 la doctrina mayoritaria entendía que el disfrute de estos permisos debía iniciarse el mismo día que se producía el hecho causante, independientemente de que dicho día fuese o no laborable (es decir, si se tenían dos días por nacimiento de hijo, y el nacimiento se producía un sábado -pongamos día no laborable para el trabajador-, los dos días de permiso se entendían cumplidos sábado y domingo).

• Sin embargo, el Tribunal Supremo en sentencia de fecha 13 de febrero de 2018, ha fijado un criterio distinto al que ha primado hasta este momento al establecer que el día de inicio del disfrute de un permiso retribuido por razón de matrimonio, nacimiento de hijo o fallecimiento de pariente no puede iniciarse en un día feriado (es decir, que no sea laborable para el trabajador), sino que su cómputo debe iniciarse el primer día laborable que le siga a aquel en que se produjo el hecho causante queda derecho al permiso.El Tribunal Supremo entiende que cuando el artículo 37 del Estatuto de los Trabajadores, al regular los permisos retribuidos declara que “el trabajador podrá ausentarse del trabajo con derecho a remuneración”, no hace más que evidenciar que tal permiso se concede para su disfrute en días laborables, pues en días festivos no es preciso pedirlo porque no se trabaja.



CategoriesNegocios