¿Puede la empresa controlar el uso de Facebook de un trabajador?

Facebook en el trabajo

En una sociedad en la que las redes sociales cada vez tienen una incidencia más intensa en todos los aspectos de la vida, cabe preguntarse si una empresa puede limitar el uso de las herramientas informáticas proporcionadas a sus empleados, sancionando el uso inapropiado. ¿También puede hacer lo mismo con la actividad de sus empleados en las redes sociales cuando se identifican como empleados de su empresa?

En este caso cabe decir que si un empleado utiliza su cuenta en una red social para insultar o realizar comentarios degradantes sobre el empresario, su empresa o sobre sus compañeros, esto puede ser motivo de despido. Si el trabajador insulta al empresario o acusa a la empresa o a los trabajadores de hechos delictivos (de sobornar a clientes, por ejemplo), o si publica comentarios ofensivos o denigrantes sobre sus compañeros, puede llegar a ser motivo de despido, y además, la jurisprudencia ha establecido que incluso utilizar el contenido de la red social como medio de prueba no vulnera la intimidad del infractor.

La doctrina del Tribunal Supremo establece la posibilidad de que una empresa adopte medidas disciplinarias a pesar de que el trabajador no se encuentre ni en tiempo ni en lugar de trabajo cuando utiliza dichas redes y realiza dichos comentarios. Esto supone que fuera de la jornada laboral, no se disponga de libertad absoluta para realizar actuaciones que vayan en perjuicio de la empresa, pues todas ellas están, de alguna forma, vinculadas a la relación laboral en cuanto redundan directa o indirectamente un perjuicio a la empresa.

Si un empleado utiliza su cuenta en una red social para insultar o realizar comentarios degradantes sobre el empresario, su empresa o sobre sus compañeros, esto puede ser motivo de despido.

Siguiendo lo anterior vemos que la diferencia entre que sea sancionable o no, siempre vendrá determinado tanto por el tono utilizado y las cuestiones vertidas en la red social contra la empresa, pues cuando el trabajador publica información veraz y no utiliza expresiones insultantes u ofensivas, será más difícil despedirlo, pues en estos casos prima su libertad de expresión. Así pues, si un empleado publica en su cuenta de Facebook que falta personal para realizar una actividad, o manifiesta una postura contraria a la empresa en una situación de conflicto, no existirá motivo para justificar un despido disciplinario, pues está haciendo uso de su libertad de expresión. Lógicamente, en este terreno siempre estará la controvertida cuestión de qué ampara y qué no ampara la libertad de expresión, pues esta puede ser valorada de forma muy diferente entre una persona y otra. En este sentido se considera que NO estará amparada por la libertad de expresión opiniones atentan contra el orden público (llamamientos a la violencia, al racismo y la xenofobia, divulgación de ideologías totalitarias o fascistas, o que hacen apología del nazismo…), siempre y cuando las mismas puedan ser relacionadas con la empresa y dañen su imagen o reputación. Con lo cual, se exige también un plus de afectación, las expresiones o comentarios deben producir perjuicio a la empresa.

Con lo cual, podemos resumir que si el empleado hace uso de su libertad de expresión en las redes sociales la empresa no podrá sancionarlo, salvo en estos tres supuestos:

. Que las expresiones y comentarios utilizados sobrepasen los límites del derecho de libertad de expresión;

. Que las expresiones y comentarios afecten a la reputación y/o imagen de la empresa o sus empleados.

. Que las expresiones o comentarios contravengan el derecho de confidencialidad del empleado con su empresa.

En definitiva, el trabajador que ha vertido comentarios en sus redes sociales con expresiones que sobrepasen los límites anteriormente comentados lo que ha realizado es un incumplimiento contractual consistente en desobediencia con un evidente y notorio perjuicio para la empresa, así como la pérdida de confianza en la persona del trabajador, lo que justificaría la procedencia del despido.

CategoriesSin categoría