Mi pasión y mi sueño siempre ha sido viajar y descubrir lugares mágicos por todo el mundo”, asegura nuestra TCP. Lo más gratificante de su trabajo como tripulante de cabina de pasajeros es observar la cara de asombro y felicidad de los niños en cada embarque y desembarque o “cuando nos piden entrar en cabina de mando. No tiene precio verles”.

Tania Santana se sintió como en casa desde que se incorporó a nuestras tripulaciones y destaca la seriedad, el respeto y la amabilidad de nuestra aerolínea con sus empleados. “Canaryfly es una pequeña gran familia, se respira alegría y felicidad… y eso hace que, cada día, tengamos más ganas de hacer que nuestro trabajo realmente no sea un trabajo”.

Además de continuar su formación, dedica sus ratos libres a ir al cine, a la playa y a su gran pasión: los bailes latinos. A la hora de elegir su #DestinoFly favorito, Tania lo tiene claro: “Esas enormes playas de aguas cristalinas de Lanzarote y nuestro pequeño islote la Graciosa, que se ve desde el aire cada vez que aterrizamos”.

“Mi pasión y mi sueño siempre ha sido viajar y descubrir lugares mágicos por todo el mundo”

CategoriesSin categoría