Imprescindibles para que la celebración sea un éxito

Textos: Marisa Sarget

Poco a poco, se vuelve a apreciar la música en directo. No sólo se contrata para la ceremonia, religiosa o civil, sino que también se buscan para amenizar el cóctel.

Cuando se planifica una boda son miles los detalles que deben tenerse en cuenta para que invitados y novios disfruten de la celebración. Encontrar los elementos que generen un ambiente de fiesta y diversión se convierte una ardua búsqueda de proveedores, presupuestos, etc. Cuanto más especial se quiere hacer, más esfuerzo económico se requiere.

LO MÁS DIFÍCIL EN UNA BODA ES DETERMINAR EL PRESUPUESTO

La mayoría de novios no sabe cuánto cuesta una boda y, menos aún, cuánto están dispuestos a gastarse. Todos creen saber el precio medio de un menú y estiman el presupuesto total en función del número de invitados, pero, ¿qué sucede con la decoración floral, las invitaciones…? Existen infinidad de detalles que marcarán la diferencia en una boda. Empezaremos por las invitaciones que serán la primera impresión que tendrán los invitados de la boda. Cuidar el diseño, la calidad del papel y, por supuesto, los colores, harán que la primera toma de contacto sea un adelanto de todo lo que está por llegar.

COCINA EN VIVO Y COCTELERÍA

En muchos lugares de celebraciones el cubierto incluye el cóctel, la comida, la barra libre y la decoración floral básica. Estos precios, dependiendo de la zona y del menú elegido, oscilan entre los noventa y doscientos cincuenta euros.
La partida presupuestaria más importante es la relacionada con alimentos y bebidas. Ofrecer buenos vinos y alcoholes premium tienen un coste ele- vado, pero, sin duda, los invitados lo agradecerán.

Coctelería. Antonella Catering @antonella_catering
Coctelería. Antonella Catering @antonella_catering

Las posibilidades gastronómicas son infinitas: puestos de cocina en vivo, corners de quesos, embutidos o sushi, servicio de coctelería, abridores de ostras… Estas tendencias y muchas más harán del cóctel una experiencia inolvidable para los sentidos. La recena, con foodtracks de perritos calientes y hamburguesas o con mesas repletas de dulces, es el broche final para una celebración inolvidable.

MUCHAS,
MUCHAS FLORES

Las flores siempre son la mejor decoración para una boda. Espacios vacíos que se llenan de color, mesas que se llenan de vida e iglesias que se convierten en auténticos jardines botánicos.

Los decoradores florales son capaces de crear diferentes ambientes en un mismo espacio y, una vez más, se convierte en un festín para los sentidos. Se mezclan colores,
texturas y formas, llegando incluso a incorporar verduras y frutas en los arreglos florales.

Decoración mesa dulce. Florista: Aquilea @aquileaflores Wedding Planner: A-Típica @a_tipica Foto: Javier Sancho @javisanchophotographer.
Decoración mesa dulce. Florista: Aquilea @aquileaflores Wedding Planner: A-Típica @a_tipica Foto: Javier Sancho @javisanchophotographer.

Composiciones más frescas y sutiles o decoraciones más barrocas y cargadas, todo es posible con un buen florista.

MÚSICA EN DIRECTO

Hace más de una década que las bandas de música se sustituyeron por DJ para amenizar el baile. Sin embargo, poco a poco, se vuelve a apreciar la música en directo. No sólo se contrata para la ceremonia, religiosa o civil, sino que también se buscan para amenizar el cóctel. Se debe evitar poner música durante la comida o la cena porque dificulta las conversaciones y genera un ambiente de bullicio que no resulta agradable.

Pablo Navarro The Violinist @violinpablo. Foto: Santi González Barros
Pablo Navarro The Violinist @violinpablo. Foto: Santi González Barros

Sin embargo, en momentos como el cóctel o el baile posterior, la música en directo es un acierto seguro. Músicos profesionales que tocan canciones contemporáneas son la clave para tener un fin de fiesta muy divertido.

Marisa Sarget @marisasarget Directora Vogue Wedding Planner. Foto: Click10
Marisa Sarget @marisasarget Directora Vogue Wedding Planner. Foto: Click10
CategoriesSin categoría