T

Tendinopatías ¿mala alimentación?

tendinopatías

Textos: Jorge Domínguez Marante

 

Las lesiones tendinosas, dolorosas, repetitivas, son cada vez más frecuentes. El aumento de la práctica de deporte a edades más avanzadas, una dieta baja en calidad, un ritmo de vida frenético que nos obliga, entre otras cosas, a comer sin pausa y en poco tiempo, hacen que existan lesiones tendinosas más duraderas, y que no terminan de solucionarse.

La regeneración total de un tendón lesionado puede tardar un año. Sí, un año. Tiempo en que el colágeno nuevo alcanza todas las propiedades que necesita para aguantar el trabajo de nuevo. Por este motivo, una lesión tendinosa si no la sabemos tratar puede acompañarnos toda la vida y, con ello, alterar el sostén del esqueleto.

tendinopatías

¿POR QUÉ TANTAS TENDINOPATIAS?

• El tendón tiene un aporte de sangre 7.5 veces menor que el músculo con la consiguiente dificultad de suministrarle oxígeno y nutrientes de reparación.

• Con el paso de los años, las personas sintetizamos menos colágeno (materia prima del tendón) y disminuye la irrigación sanguínea a los tendones. Estos factores darán como resultado una degradación del tejido tendinoso, endurecimiento y rigidez.

• Los desequilibrios biomecánicos y las posturas dañinas para nuestros tendones son muy frecuentes (como ejemplo decir que el 85% de la población es pronadora con el consecuente desequilibrio en el tendón de Aquiles, rotuiano, cintilla iliotibial, tendones de la pata de ganso, etc. Así como que la mayoría de personas tenemos una ante- pulsión de los hombros acompañada de una chepa más o menos prominente que hará sufrir al tendón del supraespinoso y de otros músculos).

• Debido a actividades deportivas o laborales se da un sobreuso del tendón y no le damos los cuidados y el entrenamiento adecuado para so- portarlo.

• Una parte muy importante de la población vive en permanente deshidratación, aumentando así la falta de riego sanguíneo sobre los tendones.

• La mayoría de las personas no toman el magnesio, la vitamina C ni los aminoácidos glicina y prolina, todo ello, indispensable para generar un colágeno resistente y fuerte.

• Tanto por la dieta (comiendo más carnes que vegetales, el alcohol, café, bollería, etc.) como por la falta de actividad o el exceso de actividad anaeróbica y poca actividad aeróbica, tendremos como resultado residuos de ácidos en nuestros tendones (muy conocido el ácido láctico), siendo elementos que los dañan y debilitan.

• Cuando el tendón comienza a regenerarse lo hace con colágeno tipo 3 que debe de convertirse, con el tiempo, en colágeno tipo 1, mucho más resistente. Si no respetamos los plazos de regeneración, la lesión volverá a dar la cara.

PUEDO HACER…

1 Con más ejercicio, llegan más nutrientes a tejidos dañados, a través del aumento del riego sanguíneo que provoca la actividad física.

2 Ejercicios para reducir los desequilibrios biomecánicos necesarios y, también, en su caso, utilizaremos plantillas, ortesis protectoras para trabajar o hacer deporte.

3 Variaremos la dieta y podemos tomar suplementos que nos ayuden a alcalinizar el pH sanguíneo en caso de sospecha de acidosis.

4 Variaremos la dieta y tomaremos suplementos de elementos necesarios para la regeneración celular.

5 Haremos ejercicios para someter al tendón a tensión continua aumentándose así la síntesis de colágeno y ordenando las nuevas fibras tendinosas.

MEDIDAS NUTRICIONALES EN LAS TENDINOPATÍAS
Podemos hacer uso de diferentes suplementos que ahora describiremos, pero debemos tener en cuenta que, los suplementos, no podrán ayudarnos si no nos alimentamos e hidratamos correctamente. Debemos hacer 5 comidas diarias; además, debemos beber entre dos y tres litros de agua al día. Los hombres, 1 litro de agua por cada 25 kg de peso, y las mujeres, 1 litro de agua por cada 30 kg de peso.

MEDIDAS DE SUPLEMENTACIÓN EN LAS TENDINOPATÍAS puede ayudar a acelerar los mecanismos fisiológicos propios de cada persona.

Como regenerador tendinoso:

• Arginina: dará como resultado un aumento de óxido nitroso en nuestro organismo, dándose por lo tanto una vasodilatación y una mayor llegada de sangre a nuestros tendones. Existes vasodilatadores naturales como los flavonoides contenidos en el Ginkgo Biloba muy apropia- dos para conseguir una vaso- dilatación periférica.

• Antiinflamatorio: en el caso de tendinopatías necesitaremos antiinflamatorios para uso durante varias semanas sin efectos adversos como el harpagofito, Bromelaina-piña tropical y Papaina-papaya controlando los procesos inflamatorios cuando no son deseables para la recuperación.

Antioxidantes:

Vitamina C: nos aportará una mayor síntesis de colágeno de alta calidad y además actuará como antiinflamatorio.

Vitamina E: aumentará el flujo sanguíneo en la zona lesionada liberando citocinas que regularán la inflamación y reclutará células reparadoras de tejido en la zona de lesión.

Vitamina A: también ayudará a regenerar tejido y aumentará la síntesis de colágeno.

•Elementosreparadores:
Zinc, silicio y cobre: reparan y fortalecen nuestros tendones.
Magnesio: necesario también para la síntesis del colágeno que necesitamos e importante regulador neuromuscular.

Una vez vencida la lesión, como mantenimiento y como herramienta de prevención, podemos recurrir a un suplemento de colágeno con magnesio y vitamina C. Debemos tener en cuenta que el colágeno que tomamos no es admitido directamente por nuestro organismo, ya que el colágeno es una proteína que nuestro sistema digestivo convertirá en aminoácidos. Pero, tomándolo, nos aseguramos de que nuestro organismo disponga de glicina y prolina que son elementos fundamentales para la síntesis de colágeno. Además, la vitamina C y el magnesio son precursores del colágeno.

CategoriesSin categoría