T

Tipos constitucionales o morfotipos

Morfotipos

Willian Osler, padre de la medicina moderna decía: “investigue, no qué clase de enfermedad tiene el paciente, sino que clase de paciente tiene la enfermedad”.

En muchas ocasiones el tipo físico, en el primer contacto visual con el paciente, proporciona una información importante que puede ayudar a completar el tratamiento a prescribir.

Por ello, muchos médicos a lo largo de la historia de la Medicina se han dedicado a estudiar y sistematizar los Tipos Constitucionales, observando que ciertas tendencias patológicas son más comunes en determinadas tipologías.

El estudio directo del aspecto general del paciente, sin ningún otro método de exploración, fue la primera semiología de la Historia de la Medicina.

Hipócrates, distinguía 4 tipos: sanguíneo, bilioso, o flemático, linfático o melancólico y nervioso o colérico.

Galeno, diferenció gran número de subvariedades. Vesalio y Silvio, dieron constituciones un sentido morfológico

Desde entonces y hasta ahora se han intentado clasificar a la persona, diferenciando de un tipo delgado, generalmente alto y otro grueso generalmente de menor estatura, con un tercer entre ambos, añadiendo algunos un cuarto.

La clasificación más conocida es la de Ketschmer (1921), psiquiatra; la escuela francesa en general dando preferencia a los sistemas digestivo, respiratorio, muscular y cerebral.

Tandler: hipertonico, hipo tónico y normotonico.

Escuela Italiana y la escuela americana, junto con la de Kretschmer que son las más aceptadas.

Por constitución se entiende, como “conjunto de características morfológicas, fisiológicas y psíquicas propias de cada sujeto, que lo definen individualmente y diferencian de todos los demás miembros de su especie”.

De esta manera se agrupan a las personas en tipos o grupos que presentan características homogéneas, sobre todo anatómicas.

Todas las clasificaciones se refieren a adultos ya que los niños y adolescentes aún no tienen una forma definida y da lugar a error.

En sentido biológico, no se puede hablar de normotipo, ya que todos los tipos son normales, ninguno es patológico.

Y no se debe caer en el error de querer clasificar a todas las personas en uno u otro de los grupos sin tener en cuenta que existen formas mixtas, ya que se trata de un carácter hereditario y en la mezcla de nuestros ascendientes se han cruzado parejas de distintos hábitos corporales.

Constitución humana

Medicina china: Yin-Yang, la que considera los 5 elementos: madera, tierra, metal, fuego, agua.

Medicina homeopática: Nebel a principios del siglo XX, dividió en: Carbonicos: ind. Bajos y rechonchos, articulaciones hipolaxas. Fosfórica: individuos longuilineos, altos y delgados. Fluoricos: talla variable más bien pequeños y delgados, asimetría en rostro y cuerpo.

A mediados del XX, Bernard propuso la diferencia a través de las hojas embrionarias.

Endodermo, los órganos q parten de esta, digestivo y respiratorio, serán los preponderantes y corresponde a carbonicos.

Ectodermo, sistema nervioso y piel, corresponde a fosforicos.

Mesodermo, tejidos de sostén y sangre, con sulfúricos.

Clasificación de Kretschmer, junto con la anterior, las más aceptadas divide en:

Leptosomico, son delgados, cabeza ovoide, cuello largo y delgado, abdomen aplanado, sistema vegetativo labil y domina el parasimpatico. Son personas nerviosas que enmascaran tras una calma exterior.

Atlético, amplio desarrollo muscular y esqueleto fuerte. Cabeza ovoide alargada, gran mandíbula, tendencia a La simpáticotonia, suelen ser perseverantes y analíticos.

Picnicos, estatura mediana, rechoncha, peso superior a su talla, cabeza ancha, obesidad en tronco y cuello. Domina el sistema nervioso simpático de ahí tendencia a taquicardia e HPT.

Atención poco disociada, no son perseverantes.

CategoriesSin categoría