Trío de ases a toda vela

Deporte náutico

Luis Martínez Doreste, Ricardo Terrades y Roberto Molina, además de grandes amigos, son tres de nuestros mejores regatistas. Canarios afincados en Barcelona, forman parte del Estrella Damm Sailing Team que, tras ganar las dos últimas ediciones de la Copa del Rey de Vela en 2018 y 2019, el año pasado obtenían el Premio Nacional de Vela – Terras Gaudas, como mejor equipo de regatas.

Ricardo Terrades

RICARDO TERRADES (Lanzarote, 43 años)
Es profesional del marketing y la comunicación, pero complementa su actividad con la competición y dirigiendo la gestión deportiva de equipos de regata de alto nivel.

Luis Martínez Doreste

LUIS MARTÍNEZ DORESTE (Gran Canaria, 46 años)
Ha participado en 2 JJ.OO (Sydney’00 y Atenas’ 04) y cuenta con un currículum envidiable. Ingeniero de formación, Luis se ha vinculado siempre con la vela, siendo desde hace años el Director Comercial en España de North-Sails, la velería líder del sector.

Roberto Molina

ROBERTO MOLINA (Lanzarote, 59 años)
Informático de profesión y padre de dos adolescentes. Ganó la medalla de oro en Los Ángeles ’84 junto a Luis Doreste. Hoy, 36 años después, continúa compitiendo a un altísimo nivel.

¿Cuáles fueron sus inicios en el deporte de la vela?

Deporte náuticoLMD: Cuando era pequeño mi padre me llevaba en su Snipe y en el bote de vela latina canaria. Luego, cuando tuve 8 años, me apuntó en la escuela de vela Joaquín Blanco de Puerto Rico, Gran Canaria. A partir de ese momento cada fin de semana e incluso los viernes, hacíamos entrenamientos y regatas en el Real Club Náutico de Gran Canaria.

RT: Mi padre me animó a navegar pero no tuve continuidad en el Optimist. Más
tarde, en Lanzarote aprendí a regatear y me divertí mucho navegando en Cadete, que es un barco infantil de 2 tripulantes, con el que empecé a competir en el Real Club Náutico de Arrecife e hice grandes amigos que hoy conservo.

RM: Primero fui a la escuela de Puerto Rico para comenzar a navegar. Luego, sin saber si realmente me gustaba esto, fui al Real Club Náutico de Gran Canaria. Lo dejé para hacerme Boy Scouts y recorrer todos los rincones interiores de la isla. Más tarde, mis amigos me convencieron para que volviera a navegar y lo retomé de una forma más seria, en Optimist, hasta 1975 cuando comencé a participar en Campeonatos Nacionales, Europeos y Mundiales hasta 1980, en la Clase Moth Europa.

¿Por qué los canarios destacan tanto en este deporte?

LMD: Contamos con mucha tradición de vela, la base es muy buena y se potencia la vela ligera. Además las condiciones meteorológicas permiten navegar con buenas condiciones los 365 días.

Y llega un momento que deciden ir a Barcelona. ¿Por qué? ¿Cuál es el futuro?

Roberto MolinaPor edad. A los 15 años tienes que dejar el Optimist y decidir en qué clase vas a navegar. Primero estuve un año navegando en 420 y rápidamente salté al 470, fue entonces cuando me mudé a Barcelona, era la época de las olimpiadas del ’92 y la obligatoriedad de entrenar allí era un requisito para tener opciones de clasificarse para las mismas. Finalmente logré entrar en el equipo español como suplente de Jordi Calafat, que logró el oro.

RT: A los 18 años, como muchos canarios, tuve que irme a estudiar fuera. Entre Madrid y Barcelona me decanté por la segunda porque tenía más posibilidades de navegar y así fue. Terminé mis estudios, seguí compitiendo e hice amigos con los que sigo navegando. Tras el Cadete, vino el Snipe, el 420, catamaranes, , cruceros, J80, J70…

RM: En mi caso me fui a Barcelona en septiembre de 1980. Por aquel entonces la Real Federación Española de Vela me concedió una beca por mis resultados obtenidos en el clase Moth Europa para navegar un una clase olímpica, que fue el 470. Ahí comencé a navegar conjuntamente con Luis Doreste y desde entonces hasta el verano de 1986.

¿Es necesario salir de Canarias para triunfar en este deporte?

RT: Las regatas más importantes están fuera y por eso, sí que pienso que es necesario salir. Pero salir a navegar y competir en regatas y proyectos internacionales, no quiere decir que haya que irse de Canarias a vivir fuera. En Canarias se vive demasiado bien y es un paraíso para la vela.

¿Qué triunfo de los que has obtenido es el que más destacarían?

LMD: Los dos campeonatos del mundo de 470 junior o el campeonato del mundo IMS en 2001.

RT: Las 5 Copas del Rey en diferentes clases y el Campeonato del mundo de Swan 45 de 2018.

RM: La Medalla de Oro en los JJOO de Los Ángeles 84 junto a Luis Doreste.

¿En qué consiste la preparación de un equipo profesional de regatas?

RT: La verdad es que es algo complejo pero realmente apasionante. Yo diría que se basa en 5 grandes pilares: la preparación deportiva (tripulación, maniobras, entrenamientos), optimización técnica (barco, velas, puesta a punto), gestión del patrocinio, relación con los medios y planificación logística.

¿Cuáles son vuestras especialidades y responsabilidades a bordo?

Estrella Damm Sailing TeamLMD: Yo soy el patrón, el que maneja el timón, por lo tanto tengo la responsabilidad de llevarlo lo más rápido posible, de hacer la mejor salida posible y de ir avisando a toda la tripulación de las maniobras a realizar en cada momento. También es mi responsabilidad el mantener a la dotación motivada y concentrada durante y después de la regata.

RT: Mi especialidad es el trimado de la vela mayor. Desde que salimos de puerto se iza y debo estar pendiente de ella en todo momento y en todos los rumbos, ajustándola correctamente para sacarle el máximo partido al barco y estando en comunicación constante con el patrón, los otros trimmers y táctico.

RM: Mi especialidad es la de trimmer de Genova (vela de proa) y mi responsabilidad es tenerlas siempre a punto, confirmar que están todas dentro del barco, decidir qué vela se ha de poner en función del viento. Esta decisión casi siempre es compartida por el patrón.

¿Qué tal es la relación entre los tres cuando compiten al máximo nivel?

RM: En nuestro caso, la tripulación se forma con amigos de forma que la relación entre todos es buena. Una vez que estamos compitiendo nos ponemos en modo profesional, en tensión y con la idea de hacer un gran resultado. Lo de amigos pasa a un segundo plano ya que no se pueden cometer errores.

¿Cómo se compagina el deporte de la vela con los compromisos familiares, trabajo...?

RT: Cuando algo te apasiona siempre hay tiempo para todo. Mi trabajo me permite navegar y competir en muchas regatas y en casa, mi familia siempre me ha apoyado porque saben la importancia que tiene para mí. Hay quien dice que navegar es importante, pero respirar no tanto, jejeje.

Un consejo para los niños que están empezando a navegar o que se lo están pensando.

LMD: Hay que divertirse con cada ola y cada racha de viento. Si solo pensamos en ganar una regata, no la vamos a disfrutar y esto lleva a no ganarla.

RT: Pienso que es fundamental que primero se diviertan, después que les guste navegar (que sean buenos marineros) y después que compitan, es decir, regatistas.

RM: Creo que para triunfar en cualquier deporte, tienes que respetarlo, divertirte y pasártelo bien con las personas que te rodean.

Luis, tú has navegado muchos años con el Rey Felipe VI, ¿cómo es esa experiencia?

Copa del Rey de velaDentro del barco es como cualquier otro, siempre fue patrón y yo llevaba la mayor, así que lo tenía justo detrás de mí; eso implicaba que la comunicación era constante, un verdadero placer.

Elijan un lugar de Canarias en el que perderse.

LMD: Lanzarote/La graciosa.
RT: El Jameo de la isla de Alegranza.
RM: Lanzarote. Haría.

Un plato canario.

LMD: Ropa vieja
RT: Lapas con mojo, clacas y bocinegro a la espalda.
RM: Sancocho.

Estrella Damm Sailing Team
Estrella Damm Sailing Team