“Uno de cada” – Guillermo Quesada Barriruso

Guillermo Quesada Barriuso

¿A qué edad empezaste a escribir?

Pues creo que tendría unos 10 años cuando traté de escribir algo parecido a “Los Cinco” de Enid Blyton.

¿Supiste entonces que era algo a lo que te querías dedicar?

Siendo honestos, ni siquiera ahora lo sé. Es algo que todavía estoy descubriendo a medida que escribo.

¿Qué te empuja a escribir? ¿Qué te aporta?

La misma curiosidad infantil que cuando tenía 10 años; las ganas de jugar, por así decirlo, y ver si soy capaz de hacer algo parecido a lo que leo y me deja alucinado, o emocionado, o inquieto. Respecto a lo que me aporta, lo resumo en “satisfacción”, también con una cuota importante de “frustración”. Pero cuando encuentro las palabras exactas para decir lo que quería, me invade una sensación de plenitud muy, muy agradable

Cuando empiezas una historia… ¿Ya sabes cómo va a terminar?

No siempre. A veces puedo tener una idea más o menos clara, y otras no tener absolutamente nada perfilado. Pero lo cierto es que cada relato se va acercando a su final de forma bastante natural, y muy pocas veces tengo la sensación de que lo he forzado.

¿Te ves en un futuro viviendo de tus palabras?

Uno siempre fantasea con escribir una obra que se convierte en un éxito de crítica y público y le permite vivir (y vivir muy bien) de lo que escribe… pero yo no me recreo con esa imagen más de 5 minutos, la verdad.

Háblanos de “Uno de Cada”, tu primer libro de relatos cortos.

“Uno de cada” es un conjunto de 12 relatos que obtuvo la Mención Especial del I Premio de narrativa breve ‘Dolores Campos-Herrero’, convocado por el Cabildo de Gran Canaria en 2016. Cada historia gira en torno a un tema o sentimiento, y se contrapone o complementa con el que le sigue. Así, tenemos un relato sobre la infancia, otro sobre la juventud y otro sobre la vejez; uno sobre la cordura y otro sobre la locura; sobre el olvido y el recuerdo… hasta llegar a 12. Aunque cada relato es independiente y sus protagonistas, estructura, etc. son diferentes. En el blog “Derramar el tintero” su autora lo definió como un “libro de almas solitarias”, y a mí es una etiqueta que me encantó.

Portada Uno de cada

¿En qué te inspiraste para realizar cada uno de los relatos?

Pues desde una frase suelta que escuché en una serie de TV (y que es la que abre el libro); hasta una situación que vivimos todos los días cuando paramos en un semáforo. Pasando por conversaciones con amigos, anécdotas que robas y distorsionas; estrofas de canciones que te sirven como pie para arrancar una historia… Si tienes los ojos abiertos, el día a día te da muchísimos momentos de inspiración.

Escribir relatos cortos… ¿es una cuestión de “gandulismo”?

Pues no lo sé. Veo el relato corto como un esprint y la novela como una carrera de fondo. ¿Quién se esfuerza más, el que corre 100 metros en menos de 10 segundos o el que hace 42 kilómetros en poco más de 2 horas?

El mundo se acaba y tienes que elegir: ¿música o literatura?

Va sonar totalmente incongruente, pero elegiría la música.

Entiendo la literatura como una actividad solitaria; mientras la música, que también puede ser disfrutada así, tiene un componente más comunitario, de unión. Más tribal y adrenalínico. Así que si el mundo se fuera a la mierda preferiría que me pillara bailando y cantando con la gente a la que quiero, que ensimismado leyendo mi libro favorito (que tampoco estaría mal del todo). Por cierto, odio este tipo de preguntas, jeje.

¿Tienes alguna manía o ritual a la hora de ponerte a crear?

Máximo silencio posible y que no me interrumpan cuando por fin he arrancado, que ya bastante me despisto yo.

¿Qué tal esa experiencia de Lucha Libro?

Rompedora y original. Quitarle solemnidad al acto de escribir y hacerlo en plan “gamberro”, enfundado en una máscara, bajo seudónimo, con público e improvisando ha sido una de las experiencias más satisfactorias que he tenido. Además, a raíz del campeonato surgió mi página de relatos en Facebook “Atado en corto”, así que ¡larga vida a Lucha Libro!

¿Qué falta en Canarias para que el talento literario (que lo hay y mucho) consiga una mayor visibilidad y repercusión?

Si lo supiera, ya me lo habría aplicado :). No tengo la experiencia suficiente como para decir qué falla, si es que falla algo. Igual faltan más editoriales, más promoción, más lectores… o simplemente más talento, no lo sé. Tal vez en Canarias tenemos tan poca visibilidad como en Extremadura o Murcia, por ejemplo. Internet ha acercado (a la vez que enmarañado) mucho las cosas, pero creo que el insularismo ya no es una excusa a la que agarrarse…

Guillermo y un perro

¿Piensas que desde los colegios se fomenta el interés y la pasión por escribir? ¿O que se hace muy poco por fomentarlo?

Esto enlaza un poco con la pregunta anterior, ya que hace 20 años que abandoné el colegio y desconozco qué se está haciendo ahora mismo para fomentar la lectura y la escritura. Emitir un juicio me parecería pasarme de frenada, por mucho que los índices de lectura sean tan bajos entre los escolares (y los nos escolares). Eso sí, dejar en manos de la escuela la responsabilidad última de que las niños lean me parece un error. A mí no me motivó ningún profesor a coger un libro, fue mi madre, y como la mayor parte de las buenas costumbres, pienso que es en el hogar donde se adquieren y asientan.

¿QUÉ 5 LIBROS LE RECOMIENDAS A LOS PASAJEROS DE VOLAR Y MÁS?
“1984”, de George Orwell
“Un buen chico”, de Javier Gutiérrez.
“Stoner”, de John Williams
“La conjura de los necios”, de John Kennedy Toole

“Uno de cada”, de un servidor. Igual queda feo, pero es que si no me promociono yo… 🙂

CategoriesSin categoría